30 enero 2015

Los Ángeles Caídos





Estoy escribiendo esto porque estoy interesado en estas extrañas criaturas. Quiero saber más sobre su aspecto, sus orígenes y su comportamiento. Esto es lo que he reunido hasta el momento:

Poco se sabe acerca de las misteriosas criaturas que parecen rondar las zonas oscuras, abandonados del mundo. También conocido como Los falsos profetas y demonios de pesadilla en México, los siguientes testimonios a contar de la existencia de estas criaturas son en la década de 1970.

Aunque los avistamientos aparentes han surgido en todo el mundo, la descripción ha sido extrañamente coherente. Una criatura pequeña, humanoide con una cabeza grande y un cráneo como la cara. Ellos se conocen como los ángeles, debido principalmente a las grandes alas negras que al parecer adornan sus espaldas, aunque no se sabe si pueden volar o no. Aunque hay muy pocos relatos de la interacción humana, podemos concluir que estas cosas son probablemente hostiles y sumamente peligrosas.

El siguiente relato fue dado en 2001 por un paciente que no puede ser nombrado por razones legales, pero se sabe que es un niño que sobrevivió a un encuentro con una de las criaturas. Las únicas imágenes que existen de lo que él se refirió como los ángeles caídos son dibujos que hizo después del incidente. El paciente ya se suicidó tras la reaparición de los malos sueños que lo plagaron como un hombre joven.

Él relata el evento, que tuvo lugar en Inglaterra en 1971, cuando el paciente era un adolescente. Él y su amigo decidieron investigar un búnker abandonado en el bosque fuera de su aldea. El sitio había sido dejado abandonado por más de diez años, y las bisagras de la puerta se habían oxidado con el paso del tiempo, lo que permitió a los adolescentes entrar. El corredor llevó a las habitaciones con camas para los empleados y salas de reuniones. La mayor parte de la documentación había sido arruinado por daño del agua de las tuberías de arriba con fugas, pero los dos chicos podían distinguir el logo del FBI en el frente de algunos de los archivos.

Contenido:

Fallen Angels 1:Algunos de los archivos que contiene información referente a las mejores armas biológicas secretas se estaban probando en el búnker. Estos experimentos incluidos con participantes incautos a los que les subministraban LSD y los encerraban para ver los efectos. Se hizo también referencia al proyecto MK ULTRA, que desde entonces ha sido descubierto por el gobierno. Parece sugerir que se trataba de un sector británico de MK ULTRA que parecía haberse ido sin descubrir hasta que estos dos chicos pasaron sobre ella.

Fallen Angels 2:

Los adolescentes decidieron continuar por el pasillo, y luego por unas escaleras de caracol que llevaba a otro largo pasillo. Después de un rato caminando llegaron a una zona que parecía sospechosamente una prisión. Entonces vieron por qué el búnker había sido abandonada. Marcas de garras se podían ver en las paredes y el techo y algunas de las puertas de las celdas se habían desgarrado por algo.



Fallen Angels 3 : Como los dos chicos caminaban por el pasillo, vieron graffitis en las paredes. Estaban en un idioma diferente, pero ya han sido traducido a peticiones de ayuda. Lo que estaba allí abajo había estado enviando los científicos locos antes de que estalló.

Los chicos fueron por una esquina y se encontraron una gran sala de control. Entraron y encontraron lo que parecía una gran habitación sin ningún tipo de iluminación interior. La habitación, estaba sido inundado de vidrios por toda la habitación, lo que indica que todo lo que se mantuvo allí había estallado.
















Fallen Angels 4:El amigo del paciente abrió un archivo que había en una mesa. Explicaba sobre un "sujeto 16" que había aparecido durante un experimento que involucró a un participante estar encerrado en una habitación con un resonador acústica ruidosa. Como los gritos de la paciente se hizo más fuerte, el sonido que se reproduce en la habitación también se hizo más fuerte. El archivo declaró que, de repente, la sala quedó en silencio. Los científicos abrieron la puerta y el paciente ya no estaba allí. Estaban a punto de irse cuando escucharon un ruido extraño chirrido y uno de los científicos fue arrastrado hacia atrás por una entidad invisible. La puerta estaba cerrada, pero los gritos del científico se podía escuchar durante horas.

Otro libro estaba sobre la mesa; era un diario por un hombre llamado John Harrington, quien fue el investigador jefe del "sujeto 16". He aquí algunos extractos:

11 de febrero 1960: observaciones en sujeto 16 sigue siendo el mismo. Tenemos que mantener las luces apagadas o de lo contrario no se puede ver, incluso la visión nocturna se vuelve borrosa y no parece emitir ninguna señal obvia de calor. Ellos rara vez tocan el suelo, y permanecen aún, aferrándose a la pared, con las cabezas giraron hacia nosotros. Me gustaría que dejaran de mirarnos.

23 de febrero 1960: Hoy tuvimos que cerrar a Yuri lejos. El pobre hombre había estado gritando durante días sobre los demonios y el infierno. Llegó demasiado lejos cuando empezó a escribir cosas en la pared. Todo el mundo tiene miedo aquí, así que encerrarlo es lo mejor. Aún sin noticias de América. Sujeto 16 sigue siendo el mismo.

04 de marzo 1960: Yo, como la mayoría de nosotros, he estado sufriendo de pesadillas. Todos ellos han sido similares. Estoy en un pasillo oscuro huyendo de... Algo. Puedo oírlo a mi espalda, arañando a su camino hacia mí. Me despierto antes de que me atrape. He hablado con los chicos, que han tenido sueños similares. Sujeto 16 sigue siendo como siempre, lo mismo. Apenas nos vamos de allí nunca más, algo está mal en ellos. Al igual que no son de este mundo.

08 de marzo: estos no son ángeles, son el diablo... (incoherente)... deje de reírse de mí... Esta es nuestra culpa, culpa nuestra... ...que se acaba de mover.Ese fue el final de la agenda. Los chicos, claramente asustados por el momento, decidieron abandonar. Sin embargo, ahora se sentían como si estuvieran siendo observados por algo. Mientras caminaban las luces comenzaron a parpadear y comenzaron a correr. De repente oyeron un ruido chirriante horrible, pero no podían ver nada detrás de ellos. Como llegaron a la entrada, la luz se apagó. Un muchacho fue agarrado y se le tiró hacia atrás. El otro se dio la vuelta y miró hacia la oscuridad. Lo que vio arrastrando a su amigo de distancia que recordaría siempre.

Las imágenes de este artículo han sido tomadas por la policía cuando se busco al niño desaparecido, que nunca ha sido encontrado. Además, los avistamientos de los llamados ángeles caídos han surgido en algunas partes de Estados Unidos, según los informes, donde también se han realizado experimentos con seres humanos.

Este dibujo fue hecho por un cazador que vio la espalda de uno en el bosque, cerca de una casa de campo abandonada.

Desde entonces avistamientos se han reportado hasta Alemania y México, pero sólo las cuentas y dibujos de testigos oculares han dado como prueba.

Sean cuales sean los ángeles son, no pueden ser vistos bajo cualquier forma de luz, y parecen habitar en lugares que han sido abandonados o en ruinas dejadas.

Si alguien tiene alguna información sobre los ángeles caídos que sería más valioso en el descubrimiento de la verdad.

29 enero 2015

Al Girar la Llave





El sol  comienza a ponerse tras el horizonte mientras escucha a su último paciente, ha transcurrido un  día muy atareado con más consultas que de costumbre.

Mientras escucha, divaga en la idea de tomar una rica taza de café sentada junto a su chimenea descansando la mente, dejando de pensar en soluciones o alternativas para una vida que no es la suya.

Tan solo se le han escapado las últimas palabras de Marco, el último de la larga lista del día, que por fin ha terminado. Seguirá con la misma tarea que la semana pasada para ver si ahora logra conseguir vencer su miedo hacia los espejos; parece un caso fácil, un trauma de pequeño proveniente de un juego con sus amigos y una casa embrujada.

Al terminar se despiden como de costumbre y piensa que por fin tendrá un buen y merecido descanso. Después de trabajar 7 días seguidos se lo merece, por lo menos en dos días no aparecerá por el viejo hospital. Tiene el permiso, tiene los boletos de autobús, tan solo falta ir o huir como a menudo se dice.

Recoge sus pertenencias más lento de lo normal esperando ver a la señora Eva y tomarse el último café antes de que la jubilen dos días después, quiere pasar ese momento con ella pues sabe que al regresar de su descanso ya no la encontrara. Espera por un largo rato en eso que hace estiramientos para soltar los brazos y piernas, y al no llegar nadie decide marcharse.

Recorre con la vista su consultorio pensando que descansara por dos largos días de él, es un cuarto pequeño donde solo cabe un diván, una silla y el pequeño escritorio, después de estar tanto tiempo dentro lo conoce al derecho y al revés. La amplia ventana en la parte trasera deja ver los enormes árboles del corredor exterior, el viento sopla levantando las hojas del camino empedrado, ya está oscureciendo.

Sale al largo pasillo cuando el último rayo de sol se esconde tras la barda de afuera. El corredor es tan solo un poco más amplio que su consultorio, camina unos pasos y apila sus cosas sobre el viejo y enorme escritorio situado a la derecha mientras va al tocador.

La puerta del baño se encuentra junto al escritorio; da la vuelta no sin antes mirar hacia ambos lados tratando de encontrar a alguien. Se encuentra sola, aguza el oído para tratar de escuchar alguna conversación lejana, pero solo escucha las melancólicas voces de los pacientes que se encuentran internados pasando el enorme patio trasero.
Trata de abrir girando la perilla, pero está cerrada por dentro.

Toca un par de veces sin obtener respuesta, camina por el pasillo intentando localizar a la señora Eva para que le abra, parece que se ha cerrado accidentalmente. Pero no encuentra a nadie. La idea ya le había venido a la mente pero dudó en aceptarla, nunca ha entrado a los baños de los pacientes y no lo haría si no fuera una emergencia y desgraciadamente esta lo es.

Después de todo si se encuentra sola, no tiene nada que temer. A esa hora ya nadie llegara a consulta y el silencio le indica que ya ninguna otra persona se encuentra en los consultorios.

Decidida al fin camina hacia el otro lado del escritorio dirigiéndose hacia el baño de pacientes. Al llegar escucha un ligero quejido proveniente del baño y pensando que es la señora Eva, pues lógicamente es la otra única persona que se encontraría a esas horas, entra rápidamente buscándola en cada uno de los retretes.

Sin duda no era lo que esperaba, pues se encuentran en completo deterioro, algunos lavabos quebrados y otros ya rotos, las paredes carcomidas por la humedad y las puertas oxidadas y dobladas de formas extrañas, le parece imposible imaginar que alguna persona se atreviera a estar ahí por voluntad propia.




Camina por todos los pequeños cubículos esperando encontrar a alguien hasta que llega al último. Es más grande que todos, a simple vista parece del triple de tamaño, es el destinado para los minusválidos en silla de ruedas. Al llegar al final del pequeño pasillo no ve a nadie, solo encuentra una vieja silla oxidada arrinconada en la esquina más alejada del baño.

Regresa sobre sus pasos extrañada, pensando que sus nervios le están haciendo una mala jugada. Al llegar a la mitad del baño se detiene especulando que aquel quejido debería de haber venido de alguna otra parte, los internos se encuentran cerca y recordando lo ha escuchado muy lejos, un sonido un tanto apagado.

Sin pensarlo entra al retrete que tiene enfrente y cierra la puerta escuchando un fuerte rechinido que le pone los nervios de punta.

Nunca ha creído en cuentos de fantasmas y en nada por el estilo, había dudado de la señora Eva cuando le contó de las cosas extrañas que se escuchan en aquellos pasillos pasada ya la hora del cierre, ha pasado por alto siempre todas las historias que le contaban de niña y adolescente, pero lo más importante, había hecho caso omiso de las recomendaciones de que hacer en dado caso que...

Por que estaba pensando en eso ahora, en un mal momento, sola en aquellos baños lúgubres y desolados.

Unos pasos  se acercan, su corazón se tranquiliza, por fin llegó la señora Eva y la acompañara hasta la salida como de costumbre diciéndole que esas historias solo se las han contado y que ella nunca ha visto ni escuchado nada.

Sin embargo las pisadas son más lentas, más pesadas; como las de una persona robusta que le costara trabajo caminar, está segura que no son las de la Señora Eva y no hace intento por hablarle, tan solo dejara que se pase y vuelva a salir.
Su mente juega nuevamente con ella, un escalofrió empieza a recorrer su cuerpo y su piel se eriza inmediatamente, sus nervios le hacen sentir que el frió se incrementa con cada paso de aquella persona y empieza a temblar. Tratando de hacer el menor ruido para que no se dé cuenta de que está ahí, comienza a ver como su respiración se condensa.

Los pasos se siguen hasta el último cuarto donde dejan de escucharse, espera por un largo rato mientras la oscuridad se hace más intensa, la única luz que se ve es la que entra por las pequeñas ventanas que dan hacia el corredor exterior.


Sabe que no puede esperar eternamente y se levanta para salir, abre nuevamente la puerta escuchándose por todo el baño aquel terrible rechinido y se pregunta porque demonios escogió aquel baño mientras sale lentamente preparándose para mirar a la persona que ha pasado momentos antes, pero el pasillo se encuentra totalmente vació.

Su curiosidad le hace enfocar un poco más hacia el último cuarto donde la oscuridad ya casi cubre todo y nada, todo vació.

Un sudor frió le recorre la frente mientras se da media vuelta para salir del baño, la vieja silla de ruedas empieza a moverse sola, el rechinar de las viejas llantas la llena de terror, un miedo nunca antes sentido.

Sale corriendo hacia el gran pasillo alumbrado mientras el sonido de la silla se escucha cada vez más cerca. Al salir toma la silla del escritorio y tras un fuerte golpe cierra la puerta del baño, atrancándola con la silla.

Al voltear a la derecha, la puerta ha dejado descubierta una placa que no había visto antes, tiene con grandes letras rojas su nombre escrito, KARLA y debajo de ellas la leyenda -eres nuestra-. Piensa que se encuentra en una pesadilla, toma sus cosas y corre a la salida mientras unos fuertes golpes se escuchan al otro lado de la puerta del baño.

Al llegar la encuentra cerrada, piensa que la señora Eva ha cerrado ya, al no encontrar a nadie, pero eso sería imposible pues debería de haber visto sus cosas en el escritorio y sin duda la buscaría.

Pero no es así, trata de buscar otra salida sabiendo de antemano que es la única, pero los fuertes golpes provenientes del cuarto de baño no la dejan pensar como normalmente lo haría.

Camina por el gran pasillo un sin numero de veces tratando de concentrarse y hacer a un lado aquellos golpes.



Regresa a la salida pensando que tal vez puede forzar la cerradura pero sus esfuerzos son inútiles. Es una chapa muy antigua y muy grande, nunca lo había notado, muy pocas llaves le quedarían a ese cerrojo, sin duda alguna es una llave especial.


En ese momento le llega como un flash a su memoria, recuerda que al dejar sus cosas en el escritorio, vio al lado, una llave del tamaño y la forma que la cerradura pedía, debía de intentarlo, de que otra puerta podría ser aquella llave.

Corrió hasta el escritorio y toma la llave, los golpes dejan de escucharse. El silencio nuevamente inunda el corredor y puede escuchar por primera vez los fuertes latidos de su corazón. Aterrada aun, corre nuevamente a la salida que ahora le parece que está más cerca que la vez anterior.

Introduce la llave, se escucha un clic al girarla mientras la perilla gira en su mano. Abriendo lentamente la puerta avanza poco a poco esperando a que sus ojos se acostumbraran a la oscuridad después de estar en el corredor lleno de luz.

Sin embargo siente algo extraño. Sus ojos no logran ver nada, no pudo ver los árboles que se encuentran a 3 metros aproximadamente, no pudo sentir la brisa fría que debe de estar pues es otoño y lo más preocupante, no puede escuchar los ruidos peculiares de la calle.

Silencio y oscuridad absolutos, avanza un paso más y un grito aterrador se escucha atrás de ella cerrando la puerta de golpe...

-Hoy me jubiló- decía la señora Eva a la nueva psicóloga que ha llegado para suplantar a Karla.

-No me explicó porque ninguna de las doctoras se despide de mí cuando se van, todas desaparecen y nunca vuelvo a saber nada de ellas-

-Espero que tú no seas así-

-Pero en fin-

-Antes de marcharme creo que deberías de saber ciertas cosas que suceden en este hospital cuando ya nadie se encuentra aquí-...

26 enero 2015

Conocí el infierno


Estas paredes blancas ya no me dejan pensar con claridad, ahora paso todo el tiempo encerrado en esta habitación pálida,
solo hay una puerta y es de hierro con una pequeña ventanilla, la que a veces se abre y veo como unos ojos me observan, y no solo es una sola persona quien mira pues también se asoma cada cierto tiempo unos ojos totalmente negros, como esperando que yo salga, es hay cuando me llego a sentir seguro encerrado en esta habitación, pues no me puedo defender por que la camisa de fuerza que tengo puesta no le dan libertad a mis brazos.

No recuerdo muy bien quien era yo antes de estar aquí, me desespero y grito tratando de sacar todo mi miedo y confusión, pero nada puede aclarar esta laguna mental en la que estoy envuelto. No obstante hace algunos días me encontraba sentado en el suelo, en una de las esquinas de la habitación y mientras golpeaba repetidamente mi cabeza contra la pared, tuve una revelación.

Un joven caminaba por la acera de la calle, (ese joven estoy seguro que soy yo) mientras caminaba, la acera fue interrumpida por la raíces de un árbol muy grande, dicho árbol tenia un aire muy sombrío, el suelo a su alrededor estaba alfombrado de hojas secas y otras podridas en la tierra, fue allí cuando vi un libro casi cubierto por las hojas, la curiosidad me hizo levantarlo, el libro tenia una pasta de cuero sin titulo, sin portada, ojeo rápidamente el contenido pero me sorprendo de que las paginas estaban el blanco no tenían ni una letra, ni un dibujo, absolutamente nada, aunque algunas paginas estaban manchadas con algo que parecía ser sangre. Ahora mirando las paginas mas detenidamente me encuentro con una escritura, (las palabras que estaban allí escritas no las diré, pues esas palabras malditas me dejaron en el lugar que estoy y arruinaron mi vida, no deseo que nadie pase por lo que yo pase) aunque las palabras no tenían ningún sentido en el idioma español las intente leer, al terminar la lectura de esos párrafos muy extraños, todo se oscureció y sentí como mi cuerpo descendía hacia el suelo, (pues me había desmayado) preparándome para el impacto contra el suelo, endurecí mi cuerpo, pero nunca ocurrió tal impacto. Fue como una caída libre, luego de eso no recuerdo nada...

Desperté desnudo en mi casa, no había nadie, las luces no prendían y se escuchaba una tormenta muy fuerte afuera, esas tormentas que te hacen saltar del susto cuando un trueno golpea tus oídos. Un llanto desgarrador se escuchaba en el baño, y un grito que provenía del mismo lugar me hizo erizar la piel, me acerque y abrí la puerta del baño, era la mujer que me había preparado el desayuno en la mañana, era mi madre, se encontraba sentada en el suelo y con una aguja de coser se pinchaba los ojos repetidamente sin parar. la puerta del baño se cerro en mi cara, curiosamente la puerta parecía ahora tener una pequeña ventanilla, la abrí y observe. ya no era un baño, era una cocina la cual reconocí rápidamente, pues era la cocina la casa en donde crecí de pequeño, se escuchaba una  discusión, me sentí muy mal pues me di cuenta que eran mis padres que peleaban, de pequeño siempre los escuchaba pelear y me ponía a llorar, entro en mi cuerpo la misma sensación que sentía de niño y decidí correr lo mas lejos posible, pero entre mas me alejaba mas fuerte se escuchaba esa discusión.

Desaparecieron los gritos de la discusión, y me encontraba caminando en un lugar muy amplio, llano y asfaltado, todo estaba muy nublado, pero entre mas me desplazaba mas me encontraba a personas haciendo actos horrorosos
, se cortaban sin parar sus cuerpos con trozos de vidrios, otros gritaban lo mas fuerte posible, tal vez era por que introducían sus dedos en sus parpados inferiores y lo estiraban hacia abajo lo mas que podían, también algunos hacían ruidos muy extraños sentados en el suelo con una piedra se golpeaban sus piernas tratando de mutilarlas, se escuchaban los gritos de auxilio que ensordecían los oídos, y una niña se me paro al frente y me dijo fuerte pero en tono de susurro ¡bienvenido al lugar del olvido, desolación, dolor, soledad, rabia, oscuridad, miedo y horror todo echo realidad y persona! ¡ese lugar que ustedes llaman infierno! jajajajajajja.... riendo con un tono de voz grueso de hombre grande.



No se por que me dieron muchas ganas de reírme, tal vez sea por la estúpida forma de describir la gente al infierno, muchos piensan que es lleno de lava ardiente, llamas. calor, y demonios con pezuñas y cuernos con látigos que golpean a los condenados, ¡pues no! el infierno es tu casa, una plaza, una calle, una montaña, tus recuerdos, tus miedos, tu pasado todo eso que te atormenta en vida, es realidad allí...

Cuando desperté, me encontraba en mi casa y en el baño estaba mi madre ensangrentada, sus ojos no estaban y en mi mano derecha sostenía una aguja. me culparon a mi del asesinato y también dijeron que estaba discapacitado mentalmente y no me llevaron a la cárcel, ahora paso el resto de mi vida que es mi condena, encerrado en esta habitación blanca con esta camisa de fuerza..