20 septiembre 2015

Mary Ann y el espejo roto





Todo comenzó en Tetbury, una pequeña localidad de cierta campiña inglesa situada a unos cuarenta minutos de Oxford. Se dice que allí, hace muchos años, vivía una chica de deslumbrante belleza llamada Mary Ann Sawford. Sus cabellos eran largos, ondulados y de un dorado semejante al oro, su cuerpo era todo un monumento y su rostro tenía facciones tan bellas y finas que parecía el rostro de un ángel. Por todo ello Mary Ann estaba acostumbrada a ser el centro de atención, un imán que por donde iba monopolizaba las miradas masculinas y que, con una sola mirada de sus ojos azul-zafiro, era capaz de hacer que cualquier chico del pueblo caiga rendido a sus pies.


Pero su apariencia era sólo el bello envoltorio de un alma insensible y algo cruel. Detrás de su rostro angelical latían una soberbia y una arrogancia sin límites pues Mary, cegada por la vanidad y la superficialidad, creía que por ser tan hermosa era superior a los demás, mirando casí siempre con desdén a las otras personas, particularmente a aquellas que no habían tenido la suerte de ser tocadas por la belleza. Fue así que aquella detestable actitud de Mary consiguió que, con el tiempo, la envidia que las chicas del pueblo le tenían acabase por transformarse en una peligrosa combinación de celos y odio.


En su crueldad, Mary Ann encontraba un gran deleite en amargarle la vida a una chica jorobada de nombre Elizabeth: la trataba con apodos, le lanzaba bromas denigrantes, la dibujaba, entre otras cosas…Y todo eso durante años. Un día cruzó los límites y humilló fuertemente a Elizabeth delante de Robert, el chico que Elizabeth amaba. Esa noche Elizabeth lloró y juró que ya había sufrido demasiadas humillaciones y que era hora de hacer justicia y vengarse de Mary Ann. Quería hacerle algo horrible sin importar las consecuencias, algo que le haga pagar por haber adoptado por tanto tiempo la actitud aborrecible de la niña mimada en la que se había convertido…


Tres días más tarde Elizabeth fue arrestada después de lanzar una sartén de aceite hirviendo al rostro de Mary. Mary Ann sobrevivió, incluso conservó la vista…pero el precio fue muy alto, tan alto que ella habría preferido morir: su rostro angelical quedó tan desfigurado por la severidad de las quemaduras que parecía el de un monstruo infernal, su pecho y su cuello habían quedado en un estado lamentable y había perdido una buena parte de su dorada cabellera.


Dicen que la primera vez que vio su nuevo aspecto estuvo toda la noche gritando, y que entró en una crisis nerviosa tan terrible que sus alaridos estuvieron resonando por gran parte de Tetbury hasta casi entrada la mañana. Jamás volvió a ser la misma: se había transformado en un ser traumatizado y atormentado.


Pasaba todo el tiempo encerrada en su casa, no permitía visitas. Cubrió con viejas sábanas todos sus espejos para así evitar el suplicio de mirar su horrendo aspecto. Pasaba horas enteras peinándose el poco pelo que le quedaba mientras se repetía una y otra vez que era la chica más bella del pueblo. Cuentan que si pasabas cerca de su casa podías casi siempre oírla sollozar, incluso dicen que a veces por las noches se ponía a gritar como loca. Con el tiempo fue enloqueciendo cada vez más, aunque no permaneció mucho tiempo mas entre los vivos, ya que después de que perdiera su belleza: un día, incapaz de seguir aguantando su suplicio, Mary destapó uno de sus espejos y, al ver su monstruosa imagen, comenzó a gritar, rompió el espejo y luego se cortó las venas con uno de los pedazos del afilado cristal…


Pasados unos días se encontró su cuerpo desangrado encima de los pedazos del espejo. Cuentan que nadie acudió a su funeral, el odio y envidia que había despertado en vida la habían dejado sola en sus últimos momentos.


Con el paso de los años empezaron a nacer extraños rumores en Tetbury: se decía que el espíritu de Mary Ann estaba penando y que hasta se podía invocar. Todo lo que había que hacer era estar solo en tu casa de noche, escribir el nombre de Mary Ann en un espejo y luego acostarte. Supuestamente, a la mañana siguiente encontrarías el espejo roto y verías que tu reflejo ha desaparecido para siempre, y en su lugar aparecerá el rostro quemado de Mary Ann en cada espejo a tu alrededor, el espíritu te estará vigilando desde el más allá mientras se peina su raída melena…


En un comienzo creerás que se trata de alucinaciones pero luego la verás cada vez más: en el cristal de la ducha, en el vidrio de la ventana, en la pantalla del ordenador, en tus sueños…




Mas solo tú podrás ver el rostro aterrador de Mary Ann, nadie más lo verá y si lo cuentas los demás pensarán que estás loco y al final tarde o temprano acabarás tan trastornado como la propia Mary Ann…


Seguirás viéndola hasta que un día te hartes y rompas uno de los malditos espejos en que Mary Ann te observa peinándose. Pero cuidado: el día que hagas eso, ten por seguro que morirás, ya que Mary Ann enfurecerá y mientras duermes poseerá tu cuerpo y te obligará a suicidarte cortándote las venas con los afilados restos del espejo igual que ella se quitó la vida abandonando su sufrimiento en este mundo…

21 junio 2015

Varg Vikermes



Varg Quisling Larssøn Vikernes nació el 11 de febrero de 1973 en Bergen,Noruega. Llamado por sus padres Kristian, aunque al fundar Burzum cambió su nombre porque le horrorizaba la idea de que éste significara Cristiano. Lo sustituyó por "Varg", que en noruego significa lobo, y ha usado también el pseudónimo de "Count Grishnackh".

Varg Vikernes aprendió a tocar varios instrumentos en su adolescencia, y alrededor de 1988 o 1989, con quince o dieciséis años, formó un primer grupo llamado Kalashnikov, nombre que pronto fue cambiado por Uruk-hai. Según Vikernes no era un grupo serio ni de gran calidad. En 1989 conoció a los miembros del grupo Old Funeral y colaboró con ellos durante dos años. Después empezó a componer para su proyecto Burzum, en el que siempre ha compuesto todas las letras, realizado todas las partes vocales, y tocado casi siempre todos los instrumentos, encargándose también de mezclar las canciones.

El primer álbum de Burzum se llamaba simplemente Burzum

y salió a la venta en marzo del 92 a través de Deathlike Silence Productions (DSP), sello propiedad de Øystein Aarseth, más conocido como Euronymous.




 También era de su propiedad la tienda Helvete, en la que se vendieron las copias. Fue así como Burzum se integró a la Inner Circle, organización a la cual se unirían casi todas las bandas de black metal noruego lideradas por Mayhem. Según Vikernes, Euronymous no tenía dinero suficiente para el proyecto, por lo que él le prestó el equivalente a 5.100 dólares, un dinero que no recuperó después de que se vendieran las copias y su disco diera beneficios, por lo que Vikernes le perdió el aprecio y el respeto. Vikernes intentó crear su propia productora, "Cymophane", bajo la que apareció en agosto de 1993 Det Som Engang Var. Ese mismo año Vikernes colaboró como bajista con la banda Mayhem

, de la que formaba parte Euronymous, en la grabación del disco De Mysteriis Dom Sathanas.

Sin embargo, a pesar de los roces iniciales que tuvo con Aarseth, Vikernes se las arregló para que la tienda Helvete y el sello Deathlike Silence tuviera la misma atención de antes por parte de los fans. Por esto es que decidió dar una entrevista para unos reporteros diciendo estar detrás de los incendios a las iglesias junto a otros músicos (los cuales Varg provocaba regularmente), por lo que el black metal llegó a ser conocido mediáticamente. La entrevista produjo gran revuelo, los medios comenzaron a considerar al black metal como un género de músicos satanistas criminales y asesinos. A través de la prensa, la policía noruega comenzó a investigar los sucesos, por lo que Varg fue arrestado inmediatamente, para después ser liberado al no encontrarse pruebas ni evidencias.

Increíblemente la gran atención mediática que produjo la entrevista y el arresto de Vikernes, generó una mayor atención de fanáticos del black metal. Sin embargo, paradójicamente, esto coincidió con el hecho de que Euronymous, al no poder sostener la tienda Helvete, decidió cerrarla, causando decepción en los fans. (según Vikernes Euronymous cerro la tienda debido a que sus padres se lo ordenaron).Posteriormente, Vikernes comenzó a decepcionarse progresivamente de Euronymous, lo acusaba de ser un estúpido, un necio y un tarado que no solamente no aprovecho aquel momento para poder generar más adhesión al black metal, sino que además siempre quería ser el centro de atención y controlar toda la escena del black metal noruego, por lo que ya no lo consideraba "extremo". Fue así como Varg decidió alejarse totalmente de cualquier cosa que lo relacionara a Euronoymous, quien a la vez, comenzó a conspirar contra Varg,
por aquella época hacía ya tiempo que se mostraba un odio intrínseco el uno hacia el otro
En muchos lugares se habla acerca de Varg Vikernes como el asesino de Euronymous. En algunos lugares preguntándose si fuese igual de famoso si no hubiese cometido el delito. Lo cierto es que nunca se sabrá a ciencia cierta qué fue lo que sucedió esa oscura noche en Oslo, aunque hay una versión bastante aceptable expuesta por el mismo Vikernes en www.burzum.org.

A continuación hay un resumen en castellano de la parte más mórbida de lo que cuenta al respecto El Conde en sus notas escritas en la celda de su prisión al paso de 16 largos años, como una parte de lo que ha titulado Una historia Burzum (oscura). La historia completa consta de 9 partes donde se narra la totalidad de la historia de Burzum, desde sus inicios hasta el futuro que prevé para si mismo. Esta parte es la historia del momento en que Euronymous fué acuchillado brutalmente por Count Grishnack.

“Ha sido interesante ver como la gente ha sentido la necesidad de inventar historias acerca de por qué terminé asesinando a Euronymous. Es triste ver a esa gente inventándose las historias sólo porque la verdad es incómoda para ellos.”

Varg Vikernes.


Vikernes llegaría junto con Snorre a la puerta frontal del departamento de Øystein Aarseth, y luego de la insistencia del Conde para que le abriera la puerta (pues Euronymous dormía), al decirle que tenía en mano un contrato que Euronymous necesitaba firmado por motivos de su productora (Deathlike Silence), finalmente accedió y abrió la puerta.

Snorre esperó afuera, pues, decidió fumar un cigarrillo antes de mostrarle sus nuevos riffs de guitarra. Euronymous esperaba en la puerta del departamento, muy nervioso. El tipo al que quería asesinar lo estaba visitando a las 4 de la madrugada en su casa, y sabiendo que vivía en una ciudad (Bergen) a 5 horas y media de Oslo

En ese momento, Vikernes le preguntaría qué coño estaba tramando, y a medida que se le acercaba, Øystein entraba en pánico.

Atacó a Vikernes con una patada en el pecho que no le causó mayor problema, y este lo empujó contra la puerta. Esta reacción de Euronymous dejó a Vikernes anonadado, ya que nunca creyó que lo atacaría en su propio apartamento. A continuación Euronymous de un salto se incorporaría y se dirige corriendo hacia la cocina, para lo que Vikernes piensa que se armaría con un cuchillo, quien logra armarse primero con uno de 8 cm. Vikernes lo detuvo, a lo que Euronymous decidió dirigirse a su habitación.


Algunos días antes, Vikernes habría escuchado una historia en la que Øystein alardeaba de poder reclamar la escopeta con la que Dead se quitó la vida, por lo que decidió atacarlo. Posteriormente se entera de que la escopeta nunca estuvo ahí.

Vikernes lo detiene y clava su primera puñalada, a lo que Euronymous decide escapar del departamento. Esto enfurece aún más a Vikernes, al considerarlo un cobarde al correr en lugar de luchar como un hombre, luego que él había comenzado la pelea. Corría timbrando las casas y departamentos de todos sus vecinos. Corría despavorido gritando desesperadamente por ayuda.

Vikernes lo apuñala tres o cuatro veces más en su hombro izquierdo mientras corría.

Luego, Euronymous tambalea, cae, y rompe una lámpara de pared con su cuerpo, y cae sobre los vidrios rotos. Snorre aparece, y corre hacia Euronymous. Apenas nota lo sucedido. Vikernes le pregunta si se encuentra bien. Nadie contesta…

Euronymous se reincorpora y dice “es suficiente”. Ataca con otra patada a Vikernes, quien la esquiva esta ocasión, y lo acaba clavando el puñal en la frente de Euronymous. Se le tuercen los ojos hacia atrás, gime exhalando largamente todo el aire que le quedan en los pulmones. Euronymous ha muerto. La guerra contra el cristianismo ha terminado.


La huida de Vikernes tras el asesinato es desesperada, tanto que la policía casi detuvo el coche en una ocasión mientras volvía a Bergen. Días antes, cuando a Vikernes lo han acusado de quemar iglesias, Aarseth ya había declarado: "[...] Pronto será reconocido por algo más grande". Sin saberlo, había pronosticado su propia muerte. En su acusación por asesinato se incluían también cargos de piromanía hacia varias iglesias centenarias noruegas. La imagen de los restos calcinados de una de estas iglesias constituye la portada de la primera versión de Aske
, y existe también una edición pirata de uno de los discos cuya contraportada incluye un recortable de una iglesia junto al texto: "Quema tu propia iglesia". Sin embargo, Vikernes no ha admitido ni desmentido los hechos hasta la fecha. Sin más evidencia que testimonios de individuos que aparentemente también participaron en la quema de iglesias, se le condena a prisión.

Tras 16 años encarcelado, Varg Vikernes salió de prisión bajo libertad condicional el 24 de mayo de 2009. Lanzó su primer disco posterior a su encarcelamiento, llamado Belus en 2010, editando consecuentemente los álbumes Fallen en 2011, y Umskiptar en 2012.




El 16 de julio de 2013 Varg fue detenido por sospechas de planear una masacre. Según diversos medios, el origen de la investigación que ha llevado a su detención es que Vikernes fue uno de los 530 receptores del manifiesto de Anders Breivik, el asesino que puso una bomba en Oslo y asesinó a 77 personas en Noruega en julio de 2011, en la conocida como "matanza de Utøya". No obstante Vikernes repudió lo ocurrido en su web y su blog. Varg Vikernes por ahora está retenido pendiente de una investigación.

Varg Vikernes y su mujer Marie Cachet fueron liberados el 18 de julio.

 La policía, que según la legislación francesa puede retener a toda persona sospechosa de terrorismo durante 96 horas, tomó la decisión al no encontrar indicio alguno sobre planes terroristas o cualquier acción violenta.
Para concluír cito una frase del mismo Vikernes, donde habla acerca de su futuro luego de salir de prisión, termina diciendo “Si realmente compartes los pensamientos que tengo, excelente, y te felicito por eso, pero, a diferencia de mi, tu puedes hacer algo al respecto y no entiendo por qué no ha sucedido aún. Yo estoy en prisión, así que desafortunadamente no puedo escapar de la influencia de la moderna Sodoma y Gomorra aún. Cuál es tu excusa?”

Varg “Lífþrasir” Vikernes






07 junio 2015

“Suerte que no encendiste la luz”



Una chica llega a altas horas de la noche a la residencia de estudiantes donde vive, se ha quedado hasta tarde con unas amigas y cuando llega a dormir son más de las tres.


Entra en la habitación tratando de no hacer ruido para no despertar a su compañera de cuarto, tampoco enciende la luz para no molestarla por lo que tiene que avanzar a oscuras empleando solo la luz de tu teléfono móvil para no golpearse con los muebles.


Cuando se mete en la cama empieza a oír unos quejidos ahogados, la chica se queda en silencio para escuchar mejor. El sonido es como pequeños grititos ahogados o quejidos sin fuerza. Se imagina que su compañera se habrá traído a su novio al cuarto y estarán teniendo una noche apasionada, le sorprende que no colgara una prenda de ropa en la puerta como acostumbran a hacer como señal de que tienen “visitas”. Pero está demasiado cansada para levantarse y buscar otro sitio donde dormir. Sin darse cuenta cae en un profundo sueño entre lamentos y quejidos.


A la mañana siguiente se despierta sintiendo una humedad en su cama, aún medio dormida lleva su mano al líquido que empapa la manta y pega un salto tras comprobar que es sangre. Sobre su colcha la cabeza cortada de su amiga con un pañuelo en la boca que le sirvió de mordaza la noche pasada.


La habitación parece un matadero, todo está ensangrentado y en la pared escrito con la sangre de su amiga se podía leer:


“Suerte que no encendiste la luz”


Al llegar el forense dictaminó que la chica llevaba pocas horas muerta, al parecer el asesino la había estado torturando toda la noche a escasos metros de la cama donde descansaba. Los quejidos eran gritos de dolor que quedaban ahogados por la mordaza mientras el psicópata despellejaba y mutilaba viva a la víctima. Sin saberlo la chica había salvado su vida al no encender la luz y sorprender al asesino en mitad del crimen.



26 abril 2015

Baby Blue




Se cuenta que es posible invocar el espíritu de un niño que murió ahogado en un cuarto de baño. Para ello deberemos entrar en un baño sin ventanas y abrir el grifo del agua caliente hasta que empañe el espeajo, entonces escribiremos…

Sonia no era lo que se dice la chica más popular del instituto, con unas gafas de culo de botella y ligeramente gordita no sólo no atraía las miradas de los chicos si no que además era repudiada por muchas de sus compañeras simplemente por su aspecto. Por este motivo se sorprendió cuando Ana, una de las chicas más populares e imitadas de su clase la invitó a una fiesta de pijamas en su casa.

Ilusionada y llena de alegría se dirigía al lugar de la reunión sin imaginarse que lo que pretendían era burlarse de ella y hacerla pasar el mayor ridículo de su vida por medio de un susto.

Pocos minutos después de su llegada, los padres de Ana se despidieron de las chicas, habían pedido unas pizzas que estaban deliciosas, pero Sonia no quería parecer una glotona y decidió comer tan sólo un pedazo. Mientras lo hacía las demás la miraban como esperando que alguna de sus compañeras hiciera algún comentario gracioso sobre su forma de comer y lo gorda que estaba, pero Ana las vigilaba con mirada inquisidora. No quería que su diversión acabara demasiado pronto, al menos tenían que reirse a su costa hasta la media noche.

Finalizada la cena y después de hablar en grupo de varios de los chicos de clase, Sonia se sentía feliz e integrada en el grupo, no quería hablar mucho porque además de que no tenía muchas experiencias que compartir, quería caerles lo mejor posible y sabía que escuchando y preguntando sería más posible ganarse su amistad.

Todo parecía ir de maravilla cuando Julia se levantó y dijo:

-Ya es casi media noche así que vale ya de chiquilladas, es hora de jugar a juegos de adultos – dijo mientras sacaba un tablero de ouija de su mochila.

Todas parecían entusiasmadas con la idea, todas menos Sonia, que era la única que no sabía que lo que pretendían era asustarla y dejarla en evidencia con la trampa que la habían tendido. Sabía que no estaba bien jugar con las fuerzas del más allá, pero si quería que las demás la vieran como un miembro mas de su pandilla debería vencer sus miedos.

Las cuatro chicas rodearon el tablero que habían puesto sobre una mesa circular y comenzaron con la sesión. Ana tenía la voz cantante y era la encargada de hacer las preguntas, mientras Julia y Diana seguían sus indicaciones con una sonrisa cómplice sabiendo que dentro de poco Sonia saldría corriendo de allí muerta de miedo.

- ¿Hay alguien ahí? – preguntó Ana en voz alta.

Inmediatamente el vaso de cristal que usaban como puntero en su sesión comenzó a moverse hacia el “Sí” movido de forma voluntaria por las tres chicas que pretendían engañar a Sonia.

- ¿Eres amigo o enemigo?

En ese momento el vaso parecía volverse loco y comenzó a moverse rápidamente por el tablero sin indicar nada en concreto, las chicas querían simular que la entidad no quería contestar a esa pregunta. Ana dijo que probablemente le había molestado la pregunta y que era mejor seguir sin ser tan directos porque podían molestar al espíritu. Por supuesto Sonia había comenzado a temblar, si de por si no le gustaba la idea de molestar a los muertos, mucho menos si estos se enfadaban.

- ¿Cómo te llamas?

El vaso nuevamente se movió hasta formar dos palabras “BABY BLUE”. Inmediatamente la mesa comenzó a moverse, como si estuviera saltando. Lo que no sabía Sonia era que las tres chicas, compinchadas, la movían con sus piernas por debajo. Del susto, Sonia levantó las manos del vaso y se cayó al suelo de espaldas. Las tres chicas restantes comenzaron a reirse y a burlarse de ella. Pero su tortura aún estaba por comenzar, querían que saliera corriendo de la casa para tener algo que contar el lunes en el instituto.

-Así que eres una niñita miedosa – dijo Ana mientras sonreía burlonamente a Sonia- Nos has estropeado la diversión y no creo que BABY BLUE quiera volver a comunicarse con nosotras. Así que si quieres ser nuestra amiga y que te invitemos de nuevo, tendrás que invocarle tú solita esta vez.

Sonia no sabía muy bien a que se refería con lo de “invocarla ella sola”, pero pronto Diana (que hasta el momento había sido la más callada) se lo comenzó a explicar:

- Cuenta la leyenda que hace muchos años una madre ahogó por descuido a su hijo en la bañera. Por atender una llamada de teléfono dejó al bebé sin supervisión y cuando regresó se lo encontró totalmente azul debajo del agua. La madre no soportó su pérdida y se cortó las venas con unos trozos del espejo que había destrozado en su desesperación. Desde entonces se dice que el alma sin descanso del niño puede ser invocada si se siguen unos determinados pasos. – Diana sacó una hoja de papel y comenzó a escribir- Aquí te los voy a apuntar porque los debes hacer tu sola, ninguna de nosotras te puede ayudar.

Sonia la miraba totalmente asustada, no quería hacerlo pero no tenía otra alternativa, sabía que si se iba, el lunes todo el instituto se enteraría y eso dañaría de por si su ya lamentable popularidad. Recogió la hoja y antes de comenzar a leerla, Ana prácticamente la empujó al interior del baño.

- La invocación debe realizarse en el interior del baño así que no te queremos ver más hasta que entres en contacto con BABY BLUE. Y no te vayas a echar atrás o no te llamaremos nunca más – amenazó Ana que sabía que Sonia no tenía alternativa.

Sonia entró casi a la fuerza y sus “amigas” cerraron la puerta de un portazo. No sabía que habían utilizado un poco de hilo, casi invisible, que usaba el padre de Ana para pescar, atando varios objetos como botes de champú y un viejo espejo que ya nadie usaba en casa. Pretendían tirar del hilo cuando las luces estuvieran apagadas para que Sonia se llevara el susto de su vida.

La asustada chica una vez sola y dentro del baño abrió de nuevo la hoja y leyó los pasos necesarios para realizar la invocación:


1.- Debes entrar de noche en un baño sin ventanas y en el que no entre nada de luz.

2.- Abrir el grifo del agua caliente hasta que el vapor empañe el espejo y entonces escribir sobre el vaho que se ha formado el texto Baby Blue.

3.-Apaga la luz y junta los brazos como si estuvieras sujetando un bebé, pasados unos minutos comenzarás a sentir el peso de un bebé.

4.-No lo sueltes muy rápido, pero tampoco estés con él demasiado tiempo en brazos o será demasiado tarde.

Ese “demasiado tarde” hizo estremecer a Sonia, miró a su alrededor y se dio cuenta de que el baño no tenía ninguna ventana o forma de entrar la luz, sus compañeras de clase se habían asegurado de ello. Armándose de valor abrió el grifo del agua caliente hasta que el vapor comenzó a empañar el espejo. Una vez que ya estaba suficientemente borroso, cerró el grifo y escribió Baby Blue en él. Un escalofrío la recorrió cuando recordó ese “demasiado tarde”, mientras apagaba la luz. Sus “amigas” parecía que habían apagado la luz fuera también, porque la oscuridad era absoluta y no entraba nada de claridad por debajo de la rendija de la puerta. Sonia juntó sus brazos como si acunara a un bebé y se mantuvo inmóvil y en silencio durante unos segundos.

Fuera, las tres chicas se aguantaban las ganas de reir mientras Ana se ponía una careta de monstruo que había usado el pasado halloween. Su plan estaba a punto de hacerse realidad, cuando tiraran del hilo e hicieran caer los objetos que habían atado dentro del baño, Sonia se asustaría tanto que saldría corriendo y al abrir la puerta se encontraría frente a frente con la careta de Ana convenientemente iluminada desde abajo con una pequeña linterna. Lo que no sabían es que algo sobrecogedor existía detrás de esa leyenda que habían copiado en internet.

Dentro, Sonia luchaba contra su miedo mientras permanecía de pie frente al espejo, llevaba casi dos minutos cuando sintió algo en sus brazos, al principio pensó que se le habían quedado dormidos debido al entumecimiento de no moverlos durante tanto tiempo. Pero poco a poco el peso se hizo más notorio, claramente podía sentir como el pequeño cuerpo de BABY BLUE se apoyaba sobre sus brazos, el peso cada vez era mayor y fue entonces cuando sintió que las pequeñas manitas del bebé comenzaron a tocarla, al principio la tocaban el brazo como una caricia, pero poco a poco trataban de trepar y tocar la cara, pecho y cuello de Sonia. Era como si el bebé reviviera el momento en el que moría ahogado y trataba de agarrarse a algo o alguien para salir del agua, arañaba los brazos, cuello y cara de Sonia mientras esta paralizada por el miedo no era capaz de gritar ni moverse ni un centímetro.

Casi coincidiendo con ese momento, las chicas desde fuera accionaron el hilo e hicieron caer varios objetos que había sobre el lavamanos. Lo que no podían esperar, es que dentro no se escuchara más que la respiración ahogada de Sonia, que había quedado petrificada e ignoró completamente la trampa que la habían tendido. Algo mucho más real y peligroso estaba tratando de arañarle la cara. Las chicas sorprendidas porque Sonia no saliera corriendo tal y como habían planeado dieron la luz de la habitación, lo que permitió que entrara una leve claridad por debajo de la rendija de la puerta.

Entonces Sonia pudo verlo, sobre sus brazos estaba el cuerpo de un bebé de color azulado que luchaba por alcanzar su rostro. Pero lo verdaderamente aterrador era que en el espejo aún empañado podía verse la silueta de una mujer con el rostro deformado que mirando a Sonia gritó:

-¡DEVUÉLVEME A MI BEBÉ!

El grito destrozó el espejo en mil pedazos y Sonia gritó a su vez con toda la fuerza que sus pulmones le permitieron antes de caer al suelo.

Las chicas desde el exterior y totalmente aterrorizadas, trataban de abrir la puerta, pero era como si una fuerza misteriosa se lo impidiera. Segundos después cuando ya casi habían desistido la puerta se abrió prácticamente sola.

En el suelo yacía el cuerpo de Sonia con una mueca de terror en su rostro. Uno de los brazos, el cuello y rostro de la chica se encontraban llenos de pequeños arañazos. Sus dos muñecas estaban cortadas, como si hubiera tratado de suicidarse y un trozo grande de espejo permanecía clavado en el cuello, del cuello aún salían borbotones de sangre mientras su cuerpo aún se sacudía en sus últimos movimientos mientras moría desangrada.

20 marzo 2015

ALGO PASO EN EL PABELLON DE LA MUERTE DE PENSILVANIA”


Quien la cuenta es fue un ex prisionero que quiso permanecer en un anonimato, pero a este prisionero lo llamaremos “Joseph”. Tratando de ocultar su identidad.
Yo iba en la calles de San Francisco para tomar un café en una pequeño restaurante, cuando vi a un hombre el cual es Joseph, parecía un poco desvelado y desmejorado, era un hombre de 86 años. Yo me quede con la curiosidad de por qué estaba descuidado y pues por mi manera de tratar de ayudar a los demás le pregunte que tenia, y pues platicamos de cosas que no tenían ninguna importancia primero, y después Joseph susurro, y se sincero conmigo, me conto el motivo de porque lucia así. El me hablo de una anécdota muy perturbadora que vivió cuando era joven, el tenía como 23 años y era prisionero en lo que antes era una prisión a las afueras de Pensilvania en el año de 1954. Solo dice y titula a su anécdota “ALGO PASO EN EL PABELLON DE LA MUERTE DE PENSILVANIA”

Joseph cometió fraudes lo cual su condena fue de 5 años en aquella prisión. El empezó a conocer la prisión, y empezó a ganar la confianza de algunos reclusos e inclusive guardias. Me conto que la vestimenta de él era la clásica ropa de prisionero con rayas negras horizontales, y aquella prisión, los prisioneros eran sometidos a trabajos de servicio social a la comunidad y trabajos forzados. Joseph me dijo que debido a factores por la salud, no podía cumplir dichos trabajos, inclusive me decía que se desmayaba cuando lo ponían en el sol con los demás reclusos picando piedras, así que los guardias que tomaron amistad con Joseph, convencieron al alcalde de la prisión para que el servicio de Joseph y debido a que era un excelente administrador fuera administrar los documentos de los reclusos, pero esos reclusos estaban administrados en una parte especial, era “EL PABELLON DE LA MUERTE”.
Joseph me conto, que él fue llevado al escritorio principal de aquel pabellón y el narra que ese pabellón era una parte un poco más oscura, con 11 celdas en las cuales había como 10 reclusos, 10 reclusos que esperaban su muerte, era 1954 y el instrumento de ejecución más popular que en aquellos tiempos en toda prisión de los Estados Unidos era más usado, era la Silla eléctrica. Joseph me conto que cuando administraba los documentos siempre tomaba como 5 minutos de descanso, y se ponía a platicar con los prisioneros que en una forma a veces paciente u otras veces desesperadas hablaban de con el de sus miedos o frustraciones, mientras ellos esperaba su muerte pacientemente. Pero Joseph nunca hablaba con un prisionero, que estaba en la última celda, a unos metros en frente del escritorio donde el administraba. Joseph le preguntaba a uno de los prisioneros llamado Ben, que por que estaba muy aislado de los demás, Ben le decía con una cara de disgusto, que aquel hombre de la última celda era un hombre enfermo y peligroso, un psicópata de verdad, que siempre estaba sentado sin hablar con nadie, era muy reservado, con pelo largo y negro que tapaba su rostro, como si ocultara algo.

Ben le conto a Joseph y puso una cara de miedo con una mirada seria, que ese prisionero mataba con una ferocidad muy cruel, muy fría, que el solo estrangulaba y golpeaba a los demás con una fuerza que a veces parecía sobrehumana al grado que los huesos de sus víctimas se rompían como vidrios, ese hombre asesino a más de 34 personas y que fue difícil de atrapar ya que en sus víctimas se suman 16 policías que fueron masacrados, que la única manera para atraparlo fue con sedantes y policías especiales que le aplicaron dichas sustancias. Fue condenado a la silla eléctrica por ello. Ben le decía a Joseph que un día 5 policías se metieron para golpearlo, para vengar a sus compañeros caídos, pero todo se les voltio de una manera tan cruel y horrorosa ya que los policías sufrieron fracturas en los huesos uno inclusive perdió su mano, otro de ellos perdió los ojos debido a que ese psicópata le metió los dedos en los ojos y se los saco, otro sufrió una lesión craneoencefálica después de que ese psicópata agarro su cabeza y la golpeo contra la pared, y uno esos pobre 5 diablos no sobrevivió para contarlo ya que aquel hombre lo aventó fuerte contra las rejas de su celda, llegaron los demás guardias y lo sometieron con tranquilizantes y lo dejaron encerrado en esa celda hasta que se cumpla su fecha de ejecución, los demás prisioneros le tienen un pavor a ese hombre y por eso está en la última celda esperando su muerte. Ben le dijo a Joseph que los demás compañeros de celda lo denominan “el hombre sin rostro”, motivos su rostro es cubierto por su largo pelo, y desde que llego ningunos de los prisioneros le ha visto el rostro.
Joseph tomo un poco de valor e intento ser un poco reservado y va a su escritorio a terminar de administrar los documentos, pero él veía hacia el frente con una mirada de intriga hacia esa última celda, paso casi una hora y Joseph con un nivel de curiosidad tomo valor y se acerca a la ultima celda y exclama con una voz un poco nerviosa “Hola, como estas”, el tipo asiente con la cabeza y de la nada se para y corre hacia la celda sacando una mano y rasguñando a Joseph, Joseph caí al suelo y sacando un gemido se arrastra con los brazos hacia atrás, alejándose lo más posible de la ultima celda, y llegado a su escritorio mientras ben se levanta y le grita a un guardia. El guardia llega y le dice a ben y Joseph que paso, y pues ambos le contaron que paso el guardia se enojo, golpeo con la cachiporra la celda del psicópata y saco rápidamente a Joseph para que lo atendieran de esa herida.
Pasaron 2 meses y la fecha de la ejecución llego, Joseph volvió a pedir un favor a los guardias de que lo dejaran presenciar dicha ejecución, cosa que parecía una idea descabellada ya que eso no se permitía a los reclusos, pero logro convencerlos y pues presenció dicha ejecución.
En la sala de la muerte había mucha gente reclamando la cabeza del psicópata, parecía una locura y parecía inclusive que iba haber una revuelta porque era el odio que le tenía a ese recluso, decía aquel aciano en su anécdota.
Eran 14 guardias escoltando con cadenas de pies a cabeza un poco sedado y bien sostenido a aquel psicópata y lo pusieron en la silla, lo amarraron bien. Le pusieron una funda negra en la cara y le pusieron un enorme cable en la cabeza que estaba conectada a un generador de 2000 voltios. Llego el alcalde y hablo sobre las víctimas de ese hombre y dijo una frase típica en una ejecución, “que Dios se apiade de tu alma”. Aquel tipo simplemente se oían sus respiros, el alcalde dio la orden al guardia encargado del generador y se activo la silla, aquel prisionero gemía y jadeaba retorciéndose, contaba Joseph que se sentía la tensión por la gente que gritaba “sufre asesino sufre”. De la nada el juez ordena al guardia que apague el generador, que duro casi 6 minutos prendido para acabar con la vida de ese hombre, llega un doctor que se encarga de verificar la muerte de los prisioneros, sintiendo sus signos vitales, aquel doctor se sorprendió y se perturbo mucho al verificar los signos vitales de aquel hombre, el doctor le dice al alcalde que el hombre sigue vivo, como que si su alma se aferrara a su cuerpo con una fuerza de voluntad muy poderosa y el alcalde volvió a pedirle al guardia que activara la silla y ese hombre jadeaba y jadeaba, al grado que el generador se sobrecargo y se empezó a incendiar aquel asesino la gente se espanto y corría hacia la entrada como animales. Joseph contaba que una persona había muerto aplastada por la gente, los guardias intentaban controlar a todos, pero era difícil en esa marea de gente descontrolada, Joseph me dijo que se arrepentía de haber volteado hacia tras y ver a ese prisionero como se retorcía y se quemaba y que jamás olvidaría ese olor a piel quemada, que era incluso similar al olor a chicharrón de puerco que emanaba ese cuerpo quemado y que la cabeza de ese hombre estaba quemándose como una fogata, con unos ojos rojos ardiendo como el infierno mismo.
Pasaron días según decía el anciano y el ambiente en el pabellón de la muerte ya era el doble de tenso, los prisioneros estaban aun perturbados por lo que escucharon que le paso a ese hombre, debido a lo que paso los prisionero tuvieron la dicha de seguir en este mundo un poco mas ya que se descompuso esa silla eléctrica.
Pasaron dos meses y medio después de eso y llego un nuevo prisionero a ocupar la celda de aquel psicópata ya muerto. Joseph hablo con él y esa persona a pesar de tener un aspecto rudo pero amable, de nombre Charles, hombre que asesino a un yanqui por que fue sorprendido robando producto de cultivo, sostuvo una plática excelente con Joseph al igual con sus otros compañero de celda, cual fue la sorpresa para todos que en la noche iba a ser la última noche de vida de charles, en medio de la oscuridad de las celdas se oían gritos era charles como si lo estuviera siendo torturando de una manera cruel eran gritos y jadeos e inclusive estaba llorando de un dolor increíble, los demás prisioneros gritaron y llegaron los guardias, a calmar a los prisioneros de pronto un guardia vea una hilera de sangre corriendo por el suelo y aluza rápido a la ultima celda y de ahí los guardias vieron algo horrible, algo completamente inhumano y macabro, algo que Joseph cree que los guardias jamás olvidaran por el resto de su vidas, ellos aluzaron completamente la celda y vieron el cuerpo masacrado de charles completamente destrozado con los huesos saliendo de la piel y la carne casi rotos, los ojos como si le hubieran metido los dedos para sacárselos la celda embarrada de sangre con la quijada zafada. Uno de los guardias corrió el otro vomito y se puso a llorar y rápidamente notificaron al alcalde el cual obligo a toda la prisión a tanto guardias como prisioneros a saber quien fue el causante de esta masacre.
Parecía una idea descabellada del alcalde pero pues alguien tenía que ser el culpable de la muerte de ese pobre hombre, era imposible que algún prisionero fuera porque, todos estaban encerrados, los guardias tampoco, charles no tenía problemas con nadie. Así que este asesinato se reporto como un suicidio, cosa que parecía completamente estúpida y descabella decía el anciano.
Paso una semana, y llego otro nuevo recluso a ocupar aquella celda, aquel pabellón lucia tétrico, Joseph conoció aquel otro nuevo prisionero llamado Michael y pues volvió a formar una nueva amistad al igual que los otros prisioneros pero por azares del destino la desgracia cayó de nuevo era las 12 de la noche y de nuevo se escucharon gritos horribles. Los guardias corrieron hacia el pabellón y los prisioneros se asustaron, Joseph fue corriendo hacia el pabellón con un guardia que lo acompañaba (porque Joseph solicito permiso para ir al baño que por causas naturales era acompañado por un guardia para ir al baño, ya que en esos tiempos según el viejo Joseph decía que no había baños en todas las celdas, se pedía permiso para ser acompañado por un guardia para ir al baño). Como dijo Joseph, él y el guardia corrieron al pabellón al igual que todos se impactaron al ver lo más tenebroso, lo más horrible, lo mas macabro que excedía sus pesadillas más horribles, Joseph dice que este evento fantasmal mórbido, estará siempre en su memoria. El, los prisioneros, los guardias, incluso el alcalde que fue haber que pasaba vieron como el cuerpo de Michael estaba flotando como si alguien los sostuviera, como se movía de un lado para otro golpeandose contra las paredes, como se oían el tronido de los huesos de Michael, como los ojos de ese pobre hombre explotaban enfrente de todos y como se manchaba toda la celda de sangre, incluso gotas embarra los rostros de algunos guardias incluso de Joseph, el anciano me dijo que cuando el cadáver de Michael estaba ya tirado todos notaron un olor pútrido como a chicharrón quemado, Joseph y todos en esa prisión se sintieron con mucho miedo y pues después de la masacre todos teorizaban algo, el alma de ese psicópata que nunca hablaba, de ese hombre loco estaba en esa celda y seguía asesinando a quien invadiera su celda, que ya era un suceso paranormal donde su esencia seguía ahí atormentando a todos, Joseph me dijo que jamás olvidara que esa celda desde ese entonces se prohibió su uso, y que a partir de los 1980 esa prisión fue abandonada completamente por algunos asesinatos sin explicación y según suicidios que pasaron, junto con sucesos que no tienen explicación y que esa prisión a las afueras de Pensilvania sigue abandonado, que mucha gente van y sienten un clima muy denso en ese lugar abandonado. Joseph salió a los 3 años por buena conducta pero el me dijo que nunca olvidara todo esto, que esta anécdota que vivió en esa prisión nunca podrá superarla y que esa imagen de Michael sufriendo lo atormenta desde esa noche, el ya no puede dormir bien y es por eso que su salud esta descuidada y muy deteriorada.
El solo me dice, y lo dice con mucho miedo que su anécdota la llama de una manera muy humilde pero un poco larga:
“ALGO PASO EN EL PABELLON DE LA MUERTE DE PENSILVANIA”







16 marzo 2015

Cortijo Jurado









El cortijo Jurado siempre ha estado rodeado de leyendas, de misterios que a día de hoy continúan sin explicación. Esta enorme finca, se encuentra en Málaga a pocos kilómetros de la capital.




Según se cuenta, en este lugar acontecieron una serie de hechos oscuros en la época en la que en el cortijo vivían los primeros Heredia, en los macabros acontecimientos también estarían involucrados los Larios, residentes en el cercano cortijo Colmenares, que en nuestros días es un club de golf. Ambas familias mantenían una estrecha amistad, pues ambas llegaron a Málaga desde la rioja. (El apunte del origen es verídico, aunque el de la amistad es un punto dudoso que trataré más adelante). En fin, según cuenta la leyenda, en una fecha indeterminada, todavía en el XIX, comenzaron a ocurrir en Málaga una serie de extrañas desapariciones de niñas que, sistemáticamente fueron asesinadas tras ser objeto de las más diversas vejaciones y de rituales de índole satánico. La familia Heredia no tardó en ser el punto de mira de las acusaciones de estos asesinatos, pues se les suponía perteneciente a la masonería y presuntamente, habrían importado estas prácticas satánicas de sus amistades en Francia y en Inglaterra. Algunos de los cuerpos de estas niñas aparecieron en la rivera de un río que corría cercano a la finca y que los mismos integrantes de la familia, habrían llevado hasta allí por los túneles secretos que comunicaban el cortijo con el río.

En los sótanos, habría máquinas de tortura que eran usadas en dichos rituales.

Otro túnel secreto comunicaría el cortijo Jurado con el de Colmenares, por donde los invitados a estas lúgubres celebraciones podrían pasar sin ser vistos.




Esta, más o menos, es la leyenda original, pero como las leyendas suelen estar vivas y evolucionan con el paso de los años, la del cortijo Jurado no es una excepción. Durante la mayor parte del siglo XX, el cortijo y su leyenda queda bastante olvidado por todos, hasta que ya en la década de los noventa vuelve a tomar fuerza adornada con todo un despliegue de datos de índole parapsicológico. Curiosamente, los fenómenos comienzan a ocurrir cuando el cortijo entra en el ruinoso estado de abandono que se puede observar en las fotos, confiriéndole un aspecto ciertamente tétrico



el testimonio de un vecino de la zona llamado Manuel Martín, que según cuenta, siendo él un mozo en el año 1932, se coló en el Cortijo cuando no estaban sus moradores, como signo de valentía ante sus amigos. En la valiente incursión topó con un extraño pozo en el patio trasero que le condujo a una especie de caverna subterránea de la que partían túneles en varias direcciones. Según su testimonio, recorrió un túnel de más de dos kilómetros hasta que llegó a una puerta cerrada a cal y canto, (supuesto cortijo de los Larios), en la vuelta se introdujo en otros pasadizos en los que encontró todo tipo de máquinas y aparatos de tortura, nichos y huesos desperdigado; una escena realmente aterradora.

También según su testimonio, nadie le creyó cuando contó lo que había visto en las entrañas del cortijo aunque su testimonio sin duda, ha sido la base de ésta leyenda. Décadas después y siguiendo sus indicaciones, con pico y pala se ha intentado buscar la entrada a ese túnel sin encontrar absolutamente nada. Se cuenta que durante las obras de remodelación del cortijo Colmenares, un camión cayó en el interior de un socavón en el mismo patio. Antes de que el dueño del Cortijo mandase rellenar dicho socavón, algunos de los trabajadores pudieron ver que aquello era un sótano artificial del que salía un túnel en dirección al cortijo

Una Sesión de Ouija

Un grupo de cinco jóvenes se acercó temeroso al interior del edificio, animados por la falsa valentía que da la juventud, querían probarse a si mismos que eran lo suficientemente valientes para realizar una sesión de Ouija en el Cortijo del que tantas leyendas se oían.

Sus corazones latían con muchísima intensidad mientras subían las escaleras del edificio en busca de una habitación adecuada para realizar su sesión de espiritismo. Encontraron una habitación de su agrado y extendieron una sabana en el suelo para poder sentarse y colocar correctamente el tablero, bajo la única luz de dos o tres velas empezaron a realizar preguntas al tablero esperando que algún espíritu les diese las respuestas.

Al principio nada hacía intuir ninguna presencia, sin embargo el guía, empezó a sentir una extraña fuerza que guiaba el marcador y en unos momentos empezaron a surgir de los movimientos que realizaban palabras inteligibles y que contestaban a sus preguntas. He aquí las preguntas que realizaron:

-¿Quien eres?
-El marcador lentamente empezó a formar una palabra "E - L - E - N - A" los chicos se miraron estupefactos y decidieron sin tan siquiera preguntarse lo unos a los otros que debían descubrir cual era el misterio de ese intrigante cortijo.

-¿Que edad tienes?
-"12"

-¿Por qué estas muerta?
-"ME MATARON"

-¿Fuiste una de las víctimas de los dueños de esta casa?
-"SECUESTRO" de repente unos golpes en la habitación contigua hicieron que se incorporaran, sintieron un frio que les envolvía pero debían demostrarse su valor los unos a los otros y decidieron continuar con su sesión.

-¿Hicieron contigo algún tipo de ritual?
-"MUCHO DAÑO"

-¿Había más gente inocente contigo?
-"NIÑAS"

-¿En qué año ocurrió todo?
-"NO SE"

-¿Donde estás enterrada?
-"EN EL PATIO"

-¿Estas a mucha profundidad?
-"4"

-¿Metros?
-"SI"

-¿Estás sola?
-"NO"

-¿Hay más niñas enterradas contigo?
-"SI"

-Dinos el lugar exacto e intentaremos buscarte.
-"SEÑAL" de repente el guía de la sesión se quedo inmovil, como inerte y los intentos de sus compañeros por hacerle volver no parecían funcionar, el mismo recobró la consciencia y después del susto decidieron que lo mejor era regresar y abandonar ese lugar. Empezaron a descender las escaleras para abandonar el edificio cuando uno de los chicos profirió un grito ahogado, todos empezaron a sentir pánico cuando por una ventana que daba al patio observaron una luz que señalaba una zona del patio. Esto fue demasiado para ellos que huyeron despavoridos de la finca y nunca jamás regresaron.


Encuentros Espectrales

Un grupo de personas atraídas por la famosa leyenda se aproximaron en cierta ocasión al Cortijo con la intención de realizar fotografías y recorrer sus habitaciones, esperando encontrar alguna pista que pudiese demostrar la veracidad de dichas historias.

Aparcaron cerca de la verja principal, a bastantes metros del edificio, cuando bajaron del coche unos gritos lejanos les dejaron paralizados. Necesitaron unos minutos para volver a la calma y atreverse a adentrarse en el cortijo, pero de repente dos de los presentes escucharon a la vez una voz de mujer que susurrante les decía: "Venid", se quedaron petrificados y observaron como ninguno de los demás presentes parecía inmutarse, como si no lo hubiesen oído. A los pocos minutos una de las esquinas pareció cobrar vida, la tierra que cubría su suelo empezó a elevarse como por el efecto del viento, pero ni una leve brisa corría en ese momento en el cortijo. Todos quedaron extasiados mirando hacía una extraña neblina que parecía formar una forma brillante, breves instantes después la tierra formaba una neblina brillante con la forma de las vestimentas de una mujer.

Muertos de miedo todos los presentes emprendieron su huida a toda velocidad, en dirección al coche en el que habían llegado, una de las chicas, la más rezagada sintió como una fuerte mano se aferraba a su cadera con la intención de evitar su huida, por suerte consiguió soltarse y escapó como el resto.

Pero esto no queda ahí en su huida uno de los chicos, el que portaba la cámara de vídeo, se giro con intención de grabar la extraña figura, allí no había nada. Sin embargo al comprobar la grabación observaron algo que ellos no alcanzaron a ver en su pavorosa carrera:

En la planta superior en una de las ventanas una escalofriante mano de color blanco y tonos brillantes se movía de un lado a otro del marco del semi-cerrado ventanal.

22 febrero 2015

Andrei Chikatilo: El carnicero de Rostov









Andrei Chikatilo es sin duda uno de los más despiadados y prolíficos asesinos seriales de la historia. Hasta ahora es el más conocido asesino en serie de la Unión Soviética. Su actividad criminal lo llevó a realizar al menos 53 asesinatos. Conocido como "el carnicero de Rostov", vivía una doble vida, como hombre casado trabajador y miembro de la sociedad comunista del momento, y como asesino dotado de gran habilidad para ganarse la confianza de los niños y disfrutar con impunidad de sus horrendos crímenes.

Chikatilo, un "hombre estable"

Andrei Romanovich Chikatilo nació en Yablochnoye, Ucrania, el 16 de octubre de 1936, una pequeña aldea en tiempos de hambruna de Holodomor, donde morían cientos de personas cuyos cadáveres se amontonan en las calles y campos. Siendo niño, escuchó en el regazo de su madre una historia que lo estremeció: Stephan, su hermano mayor había sido raptado y devorado por hambrientos campesinos. Aunque no era un caso aislado en aquellos duros años, el hecho marcó notablemente al niño, quien desarrolló un miedo constante a ser raptado y devorado también.


En la escuela era muy introvertido y arrastró multitud de complejos que le atormentaban. Incapaz de aceptar su miopía, tuvo sus primeras gafas a los treinta años. A los doce aún padecía de enuresis y se orinaba en la cama sin advertirlo. Siempre era humillado por sus otros compañeros, él se limitaba a escuchar y a aguantar. No hacía nada por remediarlo, tampoco cuando le empezaron a llamar marica, ni cuando le pegaban arrojándole una manta por encima y lo sacaban de las aulas a patadas. A medida que iba creciendo, su timidez con las mujeres era más y más marcada. Su primera experiencia sexual fue al eyacular tras unos pocos segundos mientras abrazaba a una chica. De ahí surgieron los primeros rumores de su impotencia y problemas sexuales.

Como todos los ciudadanos soviéticos que habitaban en la URSS, sirvió en el Ejército Rojo y luego se dedicó a los estudios, obteniendo tres títulos: en Lengua y Literatura Rusas; en Ingeniería y en Marxismo-leninismo. Para 1971, obtuvo el grado de Maestro en Filología. Chikatilo era políglota y además un respetado miembro de la intelectualidad soviética. Más tarde se refugió en el comunismo y llegó a ser un miembro destacado del Politburó, pero su fijación con el dogma político rayaba en el fanatismo.

Mientras sus credenciales académicas aumentaban, también lo hacía su atracción por las niñas, todas menores de doce años. Se colaba en los dormitorios estudiantiles para verlas en ropa interior mientras se masturbaba con la mano dentro del bolsillo.

A pesar de sus problemas, pudo encontrar una esposa. Logró alcanzar en contadísimas ocasiones la suficiente erección para dejarla embarazada, pero no dejaba de pensar, que la naturaleza lo había castigado castrándolo al nacer. Era un marido de carácter estable y trabajador, un padre que nunca levantaba la voz ante los hijos, un respetado miembro del partido comunista que leía los periódicos y se mantenía al corriente de la actualidad.

Discreto, vivía con la rigurosa austeridad que correspondía a un verdadero soviético. Para su frustración, en la escuela en la que trabajaba sus alumnos se burlaban de él, le apodaban "La Gansa" porque sus largos hombros encorvados hacían que su cuello pareciese alargado.


Chikatilo, un monstruo criminal

En 1978, como parte de su trabajo a Chikatilo lo envían a dar clases a un lugar llamado Shakhty. Mientras el resto de su familia se muda, le queda mucho tiempo libre, mismo que dedica a ver pasar a los jóvenes escolares por la calle. Entonces comienza a fantasear con ellos, que los tiene con él y desnudos.

Fue un 22 de diciembre de 1978 cuando Andrei Chikatilo desataría a su monstruo interno y, con 42 años, comenzaría una ola criminal que marcó a la Unión Soviética.

Consiguió un cuarto en una calle oscura y apartada a donde llevó a Yelena Zakotnova, una niña de 9 años que había abordado en la calle y que convenció para que se fuera con él a una cabaña en las afueras de la ciudad. Sabía cómo hablarles a los niños, su experiencia como docente y padre le habían dado esa habilidad.


Incapaz de penetrarla utiliza su cuchillo como sustituto en el acto sexual. Chikatilo tenía la idea de que en los ojos de la víctima quedaba impresa la imagen de su asesino, por lo que a Yelena le tapó los ojos cuando la atacó a puñaladas y la estranguló.

Ante el estupor de Chikatilo por este hecho, se formó el vínculo fatal entre sangre y sexo. Sacó entonces un cuchillo y se lo clavó a la niña en el estómago. Con cada puñalada notaba que se acercaba más al orgasmo, por lo que no cesó de hacerlo hasta la eyaculación. La penetración ritual con el arma blanca le mostró un nuevo mundo de sensaciones que iniciaría su escalada homicida. Chikatilo había intentado satisfacer su necesidad sexual movido por la esperanza de llegar a ser igual que los demás, pero asumió que no lo era. Se dio cuenta de que su placer no derivaba de acariciar los genitales ajenos, sino de maltratarlos.

Después de su banquete de violencia sexual, se deshizo del cuerpo en un río cercano.

Dos días después del crimen, la policía encontró los restos de la niña en un río cercano, y cerca de la cabaña de Chikatilo una gran mancha de sangre. Le habían sacado los ojos; esta mutilación se convertiría en la firma de los crímenes de Chikatilo. Los policías interrogaron al hombre, pero acabaron inculpando a otro agresor sexual: Alexander Kravchenko. Años después de ser ejecutado, aquel hombre fue oficialmente perdonado por la muerte de Zakotnova. Antes de la detención del destripador de Rostov, muchos inocentes cayeron en manos de la ineficiente policía rusa que con métodos y torturas de la edad de piedra le sacaba confesiones a quien fuera.


En 1981, se convirtió en funcionario de abastecimiento de una fábrica y el trabajo, que le obligaba a recorrer una buena parte de la región, le proporcionó la oportunidad perfecta. El 3 de septiembre de 1981 abordó a Larisa Tkachenko, prostituta de 17 años de edad. La convenció de ir con él al bosque para tener relaciones sexuales, pero falló en el intento, por lo que ella se río de él. Esto lo enfureció y perdió el control. Cuando la atacó y observó la sangre manar de las heridas de navaja, eyaculó involuntariamente. Desde ese momento quedó claro que para alcanzar satisfacción sexual debía emplear el máximo salvajismo contra sus infortunadas víctimas. En esa ocasión removió los órganos sexuales de la chica y tras mordisquearlos, los tiró en el camino. Otras veces removía el útero y ahí depositaba semen. Se especula que tal vez pudo comerse ciertos órganos aunque Chikatilo negó enfáticamente tal cosa.

No solo niñas y jovencitas corrían peligro, también a los niños varones les tocaba su parte de sufrir la furia asesina de Andrei Chikatilo. Con ellos fantaseaba ser una suerte de héroe que los capturaba para torturarlos. Según sus palabras, ellos sangraban igual de fácil que las mujeres. ¿Por qué les cortaba los genitales? Contestó que tal vez era una forma de manifestar su venganza contra la vida que le había tocado vivir. Era frecuente que masticara los testículos removidos a los desafortunados chicos que caían en sus manos. Básicamente buscaba la satisfacción de ver la sangre, el llanto y la agonía de las víctimas. Poder probar la sangre, mordisquear o tragar pezones y demás le daban relajación y la sensación de poseer y ejercer un "poder animal..."

Los dos primeros asesinatos de Chikatilo tuvieron cierto carácter fortuito. Es posible que, en ambos casos, sus intenciones fueran solamente de índole sexual. Los gritos de terror le excitaban, pero era el asesinato en sí lo que representaba para él un acto sexual supremo. Su tercera víctima fue Lyuba Biryuk, raptada de una villa, llevada al bosque y acuchillada cuarenta veces.

Chikatilo asesinó a otras tres personas ese año; entre ellas se encontraba su primera víctima masculina, Oleg Podzhivaev de nueve años de edad. El cuerpo no se encontró, pero Chikatilo afirmó ser el responsable y declaró que le había arrancado los genitales. En 1984 asesinó a quince personas. Mientras el tiempo entre sus asesinatos iba disminuyendo, el número de víctimas iba en ascenso.

Durante doce años, Chikatilo asesinaría a 53 personas. Tenía un aspecto de lo más inofensivo, y los niños veían en él un hombre amable e indefenso. Sus víctimas eran niños, niñas y chicas muy jóvenes. Entre ellos había muchos que se habían escapado de casa y victimó también a retrasados mentales, pues se dejaban convencer más fácilmente y agradecían su ayuda en el laberinto del sistema de transportes local, con el que no estaban familiarizados. Chikatilo los elegía entre la multitud en estaciones ferroviarias y en paradas de autobús y con algún pretexto, los convencía para que lo siguieran a alguna zona boscosa. Una vez allí les infligía entre treinta y cincuenta puñaladas.

Todas sus víctimas sufrían la mutilación de los ojos. A las adolescentes o chicas jóvenes les seccionaba los pechos o los pezones, ya fuera con sus afilados cuchillos o con los dientes. El útero era extirpado con tal precisión que todos los cirujanos de la provincia de Rostov pasaron a ser sospechosos en potencia.

Pero su alegría sexual duró poco: pronto se descubrió eyaculando precozmente. Mientras violaba a sus víctimas por ano o vagina, se enfurecía por llegar rápidamente al orgasmo y les machacaba la cara a golpes. Muchas veces, su problema de impotencia se manifestó también al cometer los ataques. En esas ocasiones, para demostrar que sí había podido violarlos, colocaba el semen en la vagina o el ano de la víctima con la ayuda de una ramita.



En el caso de los niños, los atacaba nada más hallarse a solas con ellos en el bosque: un golpe para aturdirlos con las manos atadas y unos golpes de cuchillo, poco profundos, para establecer su dominio sobre ellos. Posteriormente los mutilaba a mordiscos, les cortaba los genitales o solamente extirpaba los testículos, que guardaba a modo de trofeo. También arrancaba los ojos de todas sus víctimas, para evitar encontrarse con sus miradas. En ninguno de los casos se encontraron las partes del cuerpo seccionadas en las cercanías de la escena del crimen. Todos estos actos los realizaba mientras aún estaban vivos: disfrutaba con el control y la dominación ejercida por medio de la tortura. Chikatilo practicaba además el canibalismo; en sus declaraciones confesó que le gustaba tragarse las partes del cuerpo más blandas.

Cuando los restos eran hallados los huesos mostraban tantas laceraciones en costillas, pelvis y hasta en las cuencas de los ojos que la contabilidad podía subir a los 40 o mas navajazos. Los oficiales rusos no estaban acostumbrados a observar tanta saña en un crimen. Se referían al sospechoso como una bestia salvaje, como si fuera un monstruo sediento de sangre.

En esa época en que el estado controlaba los medios de producción y los de comunicación, los reportes acerca de violaciones a menores de edad o asesinatos en serie eran temas prohibidos. Se consideraba que tales muestras de descomposición social existían únicamente en los países capitalistas de occidente. Los reportes de estos acontecimientos eran de conocimiento exclusivo de altos oficiales del partido y la burocracia soviética.

Informar al público de la serie de crímenes que se experimentaban hubiera constituido una propaganda muy negativa contra el régimen social bajo el que se regían las repúblicas socialistas. Pero no hacerlo resultó contraproducente. Pocos padres pudieron advertir a sus hijos e hijas del gran peligro que acechaba en los caminos. Nadie fue advertido para cuidarse de los extraños. Es mas, nunca fue debidamente difundida la descripción del sospechoso en los periódicos. Si ocurrieron filtraciones a la prensa, pero a falta de una postura oficial del gobierno, todo quedo en rumores inclusive fantasiosos, como la existencia de un hombre lobo o la pretensión de una invasión por parte de occidente, que a modo de avanzada asesinaba niños, etc.

Cuando apareció el cadáver número treinta, los periódicos empezaron a dar noticias del posible asesino en serie. Todos creían que se trataba de un retrasado mental, a pesar que la policía no estaba de acuerdo, pues la amplia dispersión del asesino indicaba que éste disponía de un vehículo, factor que en la URSS era eliminativo. Era obvio que los crímenes eran obra de un asesino serial, pero el gobierno se negaba a reconocerlo: afirmaban que los asesinos seriales eran un producto del capitalismo estadounidense y en la URSS no podían surgir.

Pese a ello, el Instituto Serbsky de Moscú diseñó el perfil de un hombre ostensiblemente normal, probablemente casado, con un trabajo regular. Por el semen hallado en los cuerpos de sus víctimas, se supuso que su tipo de sangre era del grupo AB.


El 14 de septiembre de 1984 detuvieron a Chikatilo en el mercado de Rostov, pues en líneas generales encajaba con la descripción del asesino, pero no pudieron demostrar nada más. Chikatilo parecía un hombre respetable y tras hacerle un análisis de sangre, ésta resultó ser de grupo A. Enseguida fue puesto en libertad sin cargos.

Para esas alturas, los archivos de la policía contenían datos de unos 26,500 sospechosos. Posteriormente Chikatilo fue acusado de haber robado un rollo de linóleo de su oficina. Siete meses después, con ese caso aún pendiente, fue arrestado por comportamiento impropio en la estación de autobuses de Rostov y sentenciado a quince días en prisión. Sentenciado a un año de cárcel por el robo del linóleo, el juez simpatizó con él y lo liberó antes.

Luego de que el número de niños varones asesinados comenzó a crecer, se comenzó a investigar a la comunidad gay de la región. Esta estrategia únicamente abrió los ojos de los oficiales encargados acerca del mundo oculto de violencia y sexo de los rusos. Hay que recordar que en aquel tiempo la homosexualidad estaba completamente prohibida. Sin embargo, ellos no tenían nada que ver con los crímenes, ni Andrei Chikatilo tenía algo que ver con ellos por lo que a final de cuentas solo fue una pérdida de tiempo. Cuando se abandonó esta línea de investigación se habían interrogado alrededor de 150,000 personas.

Apartándose de la rigidez de los protocolos oficiales, el forense Burakov decidió compartir parte de la información del caso con algunos especialistas de Moscú. Los primeros en ser consultados no se interesaron por el caso por la escasez de detalles, sin embargo hubo un especialista que creyó importante echar un vistazo al asunto. Alexander Bukhanovsky aceptó discutir sus reflexiones acerca del desconocido asesino que lo mismo tomaba víctimas hombres que mujeres.

A los pocos días, le entregó un informe de 7 cuartillas a Burakov que informaba mas o menos lo siguiente: El asesino era un sujeto de entre 25 y 50 años, con una estatura alrededor del 1.75 metros, padecía de alguna disfunción sexual. Mutilaba a sus víctimas en parte por frustración y también como excitación erótica. Se dejaba llevar por la compulsión de asesinar, sin embargo no era ni retrasado mental o esquizofrénico puesto que tenía la capacidad de planear y efectuar sus ataques. Era un hombre solitario y el único involucrado en los crímenes. Esos datos no le ayudaban en nada al oficial ruso, el hubiera querido algo diferente, pero sin la participación de los medios de comunicación era imposible aplicar las técnicas "proactivas" que se practicaban en occidente para cercar asesinos peligrosos.


La captura

El 17 de octubre de 1990, Chikatilo volvió a matar en un bosque cercano a la estación de Donlesjoz. Este crimen absorbió a toda la policía local y a una fuerza antidisturbios de cien hombres. Pero dos semanas después, el criminal volvió a actuar, y ésta vez fueron seiscientos detectives los encargados de investigar a lo largo de la línea de los bosques, en dónde montaban guardia tres o cuatro oficiales en las terminales más aisladas.


El 6 de noviembre de 1990, uno de estos detectives, el sargento Igor Rybakov, vio surgir del bosque a un hombre con traje y corbata. Mientras observaba cómo éste se lavaba las manos en la fuente, advirtió que tenía un dedo vendado y una mejilla manchada de sangre. Le pidió sus documentos y levantó un informe de rutina. Cinco días después encontraban un nuevo cadáver en ese mismo lugar, el cual estimaron que llevaba muerto más o menos una semana. El homicida tenía que haber pasado por la estación, y el culpable no podía ser otro que el sospechoso del informe de Rybakov. El fiscal general de la provincia de Rostov emitió una orden de detención contra Chikatilo, efectiva a partir del 20 de noviembre de 1990. Y ese mismo día, en efecto, fue retenido por la KGB, sospechoso de haber asesinado a treinta y seis víctimas, todas ellas mujeres y niños.

Por alguna extraña razón, su esperma, aunque no su sangre, sí daba el tipo AB. Chikatilo, con paso lento, se quejaba: "¿Cómo pueden hacerle esto a una persona de mi edad?". En los interrogatorios afirmó que simplemente era un ciudadano normal, que no había cometido ningún tipo de delito, y que era objeto de una persecución absurda por parte de la policía.

El 27 de noviembre prometió que estaba dispuesto a aportar pruebas de sus crímenes, si no continuaban atosigándole con los interrogatorios que le recordaban los detalles, y dos días después se derrumbó ante un psicólogo a quién acabó confesando 53 asesinatos.
Posteriormente guió a los investigadores a los distintos lugares con la esperanza de que el número de muertes lo convirtiera en un "espécimen de estudio científico".

Escribió una declaración firmada para el Fiscal General, que decía:



"Me detuvieron el 20 de noviembre de 1990 y ha permanecido bajo custodia desde entonces. Quiero exponer mis sentimientos con sinceridad. Me hallo en un estado de profunda depresión y reconozco que tengo impulsos sexuales perturbados, por eso he cometido ciertos actos. Anteriormente busqué ayuda psiquiátrica por mis dolores de cabeza, por la pérdida de memoria, el insomnio y los trastornos sexuales. Pero los tratamientos que me aplicaron o que yo puse en práctica no dieron resultado.

“Tengo esposa y dos hijos y sufro una debilidad sexual: impotencia. La gente se reía de mí porque no podía recordar nada. No me daba cuenta de que me tocaba los genitales a menudo y sólo me lo dijeron más tarde. Me siento humillado. La gente se burla de mí en el trabajo y en otras situaciones. Me he sentido degradado desde la infancia y siempre he sufrido. En mi época escolar estaba hinchado a causa del hambre e iba vestido con harapos. Todo el mundo se metía conmigo.

“En la escuela estudiaba con tanta intensidad que a veces perdía la consciencia y me desmayaba. Soy un graduado universitario. Quería demostrar mi valía en el trabajo y me entregué a él por completo. La gente me valoraba, pero se aprovechaba de mi carácter débil. Ahora que soy mayor, el aspecto sexual no tiene tanta importancia para mí, mis problemas son todos mentales.

“En los actos sexuales perversos experimentaba siempre una especie de furor, una sensación de no tener freno. No podía controlar mis actos. Desde la niñez me he sentido insuficiente como hombre y como persona. Lo que hice no fue por el placer sexual, sino porque me proporcionaba cierta paz mental y espiritual durante largos periodos. Sobre todo después de contemplar todo tipo de películas sexuales. Lo que hice, lo hice después de mirar los vídeos de actos sexuales perversos, crueldades y horrores”.

Lo que la policía dedujo de esta declaración, es que el asesino trataba de buscarse una posible salida alegando enfermedad mental. Chikatilo mostraba una obsesión por recibir tratamiento psiquiátrico.

Los psiquiatras del Instituto Serbsky, no obstante, lo veían como un sádico que no sufría ningún trastorno que pudiera impedirle saber que sus actos estaban mal; sus acciones eran premeditadas. Por esa razón, en octubre de 1991, dieron a conocer sus conclusiones, diagnosticando que el asesino estaba "legalmente cuerdo".


El mediático juicio


El juicio se inició en abril de 1992 y duró hasta octubre de ese mismo año. Chikatilo, afeitado y con la cabeza completamente rasurada, presenció su juicio desde una jaula de metal. Siempre vistió su camisa favorita: blanca, roja y negra, estampada con los cinco aros olímpicos.

El primer día deleitó a los fotógrafos esgrimiendo una revista porno, pero más tarde, abatido, se quitó la ropa y meneó su pene fláccido gritando: "Fíjense qué inutilidad. ¿Qué pensaban que podía hacer con esto?"

El juicio fue un circo mediático. Los familiares de las víctimas gritaban y lloraban en el tribunal.

Los jueces no dudaron en anunciar el veredicto que habían nominado: el 15 de octubre de 1992 fue sentenciado a la pena capital. Chikatilo fue ejecutado en la prisión de Moscú entre el 14 y el 16 de febrero de 1994, con un disparo en la nuca.

Se rodaron dos cintas basadas en su vida y en sus crímenes. La primera fue filmada para la televisión y se tituló Ciudadano X; la segunda se llamó Evilenko. Pero, más que su aportación cinematográfica, Chikatilo se convirtió en el ejemplo más notorio de que el fenómeno de los asesinos seriales no era privativo de los Estados Unidos.
Aquí dejo un enlace a una canción  sobre sus crímenes.



21 febrero 2015

La Niña del Ascensor



Es muy común que en una reunión de amigos surja espontáneamente la idea de jugar al juego de la copa. Es un juego que intriga, que atrapa, y es por ello muy probable que cualquier persona haya querido practicarlo al menos una vez en su vida. Por esta razón, parece importante advertir que a raíz de esas experiencias, en apariencia inocentes, han surgido una gran cantidad de situaciones espeluznantes. Como ejemplo, nada mejor que presentar un caso ocurrido a un joven montevideano llamado José María Estévez un sábado a la noche del mes de agosto de 1997.

En aquella ocasión, José María se hallaba reunido con tres de sus mejores amigos, Natalia, Leticia y Rafael, estudiando para un examen de matemática que tenían en el liceo. Afuera llovía a cantaros y como el clima se iba poniendo cada vez mas propicio, pronto decidieron dejar los libros a un lado y ponerse a mirar televisión. Destaparon unas cervezas y se pusieron a hablar de lo que suelen hablar los amigos cuando se juntan: del amor, del trabajo, de las relaciones... en fin, de la vida.

También hablaron de la muerte. El tema fue introducido por el propio Jose, desde siempre interesado en todo lo que tiene que ver con los espíritus, los aparecidos y el mundo del mas alla. Como no podía ser de otra manera, no paso mucho tiempo antes de que les propusiera a los demás jugar al juego de la copa, aprovechando el momento de sugestión que se había creado. Las dos chicas se mostraron un poco indecisas, pero como Rafael también parecía entusiasmado, enseguida todos estuvieron de acuerdo.

Tomaron entonces una cartulina blanca y prepararon todo el ritual. Luego los amigos se tomaron de las manos entre si e invitaron a cualquier espíritu que pudiera andar por ahí. Por ultimo, extendieron sus manos derechas hacia la copa y la tocaron con la punta del dedo indice, dando inicio así a la sesión.


Al principio no obtuvieron respuesta, pero para sorpresa de todos, apenas unos cinco minutos después la copa empezó a desplazarse. Lo hacia con violencia alrededor de la mesa, describiendo amplios círculos. Los cuatro muchachos se miraron a los ojos preguntándose en silencio si alguno la estaba moviendo por propia voluntad, pero todos juraban que no. Leticia, creyendo que alguien estaba haciendo una broma, retiro su mano de la copa y dijo en voz alta que si iban a seguir con aquello tenían que hacerlo en serio, porque de lo contrario no tenia sentido. Pero aun así sus tres amigos seguían afirmando que no estaban moviendo la copa.

Fue entonces que José, tratando de despejar las dudas, le sugirió a Leticia que le realizara al espíritu que supuestamente los acompañaba una pregunta cuya respuesta solamente ella pudiera conocer. La joven estuvo de acuerdo, así que cerro sus ojos y, sin decir palabra, realizo mentalmente una pregunta al espíritu. De inmediato, la copa se movió con lentitud hacia las letras. Al ver la joven la respuesta quedo pálida. Ella no quiso decirle a nadie de que se trataba el mensaje, pero desde entonces ya no dudó de la presencia del espíritu. Estaba muy asustada, pero como todos también sentían curiosidad y ganas de seguir jugando, sabiendo que aquella experiencia tan extraordinaria era real.

Desde entonces, con intervalos irregulares, los jóvenes mantuvieron un diálogo fluido con aquella misteriosa presencia. Los movimientos de la copa no eran del todo precisos, por esta razón Rafael tuvo la idea de ir anotando lo que marcaba la copa, para poder interpretar así mas detenidamente aquellos enigmáticos mensajes del mas allá.

En determinado momento, Natalia quiso saber la identidad del espíritu que habían contactado. Directamente, entonces, le pregunto en voz alta cual era su nombre. El espíritu se negó a responder. Pero de todos modos realizó instantes después una revelación interesante:

-Vivo aquí- dijo.

El silencio se apodero de la habitación. Los amigos se miraban entre si con una mezcla de asombro y curiosidad, preguntándose para sus adentros si, en definitiva, seria una buena idea seguir adelante con todo aquello. De todos modos, Natalia volvió a preguntar:

- ¿Cuantos años tienes?

- Trece- señalo la copa.

- ¿Como eres?- dijo entonces la joven.

- Rubia- respondió el espíritu, y por un buen rato ya no dijo nada mas.

Los muchachos estaban impactados. Rápidamente, preguntaron al espíritu si conocía a alguno de los que estaban allí. Pero la copa permaneció estática por unos largos segundos, sin ningún tipo de señal. Sin embargo, cuando ya comenzaban a creer que la comunicación se había interrumpido, vieron que la copa empezó a moverse lentamente sobre la mesa de mármol, ante la atónita mirada de lo jóvenes, para, al final, dirigirse a la palabra SI.

- ¿A quien?- volvieron a preguntar, con un nudo en la garganta.

-José- fue la respuesta de la copa, cosa que señaló con un movimiento tembloroso sobre las letras.

José quedó como muerto. Se puso blanco como un papel, con los ojos alucinados. Los amigos trataron de tranquilizarlo explicándole que solo se trataba de un juego, que no había nada que temer, pero el joven ya no quería jugar mas.

Hasta ese momento, Rafael se había mostrado muy inquieto, ya que la experiencia estaba siendo en su casa, pero a partir de entonces José lo estuvo todavía mas. Tanto es así que en determinado momento dijo que se tenia que ir porque se había olvidado de una cita, que ya se estaba haciendo tarde o cualquier excusa absurda por el estilo, se levantó, se despidió de sus amigos y salió del apartamento rápidamente.

Apenas estuvo en el pasillo, José se dirigió hacia el ascensor y lo llamó varias veces pulsando el botón. Lo vio entonces subir con total normalidad desde el subsuelo hasta el piso 12, donde se encontraba el apartamento de Rafael.

Pero cuando el ascensor finalmente llegó, y el trato de abrir la puerta, advirtió que estaba trabada. Por mas que forcejeó, no hubo caso, la puerta no se abrió. Sin saber muy bien por que, se asomó a la pequeña ventana de la puerta del ascensor y miró hacia adentro, pero no vio nada.

Hecho esto, se decidió a descender por la escalera, pero cual no sería su sorpresa al comprobar que el acceso a la misma estaba impedido por una reja de esas que suelen ponerse en los edificios para mantener la seguridad nocturna y que solo los inquilinos que poseen la llave pueden abrir. Jose no tuvo entonces mas remedio que regresar al apartamento de Rafael a pedirle la llave.

Al llegar, pudo ver que sus amigos habían seguido jugando a la copa en su ausencia. Incluso lo alentaron a que no se fuera, rogándole que permaneciera con ellos mientras hacía tiempo para que alguien destrabara la puerta del ascensor. Como no le dejaron otra alternativa, José terminó aceptando el ofrecimiento, pero aclaró que él ya no iba a jugar, sino que solamente iba a anotar en el papel las respuestas.

Natalia consultó a la presencia si seguía allí con ellos. El espíritu enseguida respondió que si. Rafael, por decir algo, le preguntó también si había algo que quisiera contar espontáneamente, sin que ellos se lo exigieran. El espíritu dijo entonces:

-Si- y luego de unos instantes terminó la frase: yo lo hice.

Rafael, Natalia y Leticia no entendieron de que se trataba, pero si se dieron cuenta de que José en ese momento quedó como paralizado. Natalia pregunto:

-¿Que hiciste que cosa?

-La puerta- fue la respuesta.

José comprendió enseguida que la presencia se estaba refiriendo a la puerta del ascensor. Estaba mas que seguro de que aquello no era un simple juego, sino algo mucho mas serio, y que en aquel apartamento, junto a sus tres amigos, se encontraba en verdad una niña de ultratumba que no se quería ir. Y lo que es peor, que tampoco quería dejar que el se fuera.

Leticia, intrigada por lo que estaba sucediendo, le dijo entonces al espíritu de la niña:

- ¿Por que hiciste eso?

Y la niña respondió:

- Me gusta José.

Todos se miraron a los ojos, aturdidos por el miedo y la sorpresa, y decidieron que lo mejor sería no continuar con la conversación. Natalia se despidió entonces del espíritu, le agradeció su presencia y, para mostrarse respetuosa, le preguntó si había algo mas que quisiera agregar. El espíritu dijo que si, y acto seguido la copa empezó a moverse otra vez sobre la mesa, indicando un mensaje que les puso los pelos de punta a todos del terror.

- Jose no se va.

A esa altura los cuatro jóvenes estaban desesperados. Súbitamente se levantaron, encendieron las luces y, luego de dar vuelta la copa, la soplaron ya que es la manera correcta en que se debe cerrar una sesión espiritista. Sin esperar un solo segundo, José, que estaba literalmente aterrorizado, pues el espíritu parecía tener algo personal con él, abrió la puerta y salió corriendo del apartamento y sin despedirse de sus amigos se dirigió de nuevo al ascensor.

El ascensor no se encontraba en el piso 12. Evidentemente, alguien lo había destrabado. José como la vez anterior, apretó el botón, espero unos segundos mientras lo veía subir y también, igual que antes, lo vió llegar hasta él. La única diferencia fue que esa vez, cuando el joven miró a través de la ventanilla- una de esas pequeñas y rectangulares que hay en los ascensores con puertas de hierro- vio que el ascensor no estaba vacío, sino que adentro se hallaba una figura que lo observaba directamente a los ojos.

Se trataba de una niña, de doce o trece años aproximadamente, de cabello rubio y que llevaba puesto un vestido de color violeta. Tenía la piel pálida y unas ojeras muy pronunciadas. No decía nada, pero sonreía entre dientes. Y toda ella era circundada por un halo sobrenatural, como si en verdad se tratara de un habitante del reino de las sombras.

José, al verla, sintió que se desmayaba del susto, pero aun así logro regresar al apartamento de Rafael y contarles a sus amigos lo que le había sucedido. Casi lloraba mientras lo hacía, de tan angustiado que estaba. Por supuesto que sus amigos, después de todo lo que habían vivido aquella noche, no tuvieron mas remedio que creerle.

Y aunque Leticia intentó buscar algunas explicaciones lógicas preguntando a Rafael si en el edificio no había alguna vecina de esa edad, a la larga tuvo también que admitir, como los demás, que se trataba de un hecho extraordinario, porque ademas sería muy raro que una niña estuviera jugando a las dos o tres de la mañana en el ascensor y en los pasillos.

Todos estaban muy arrepentidos por haberse atrevido a jugar con las cosas del mas allá. Sobre todo José, con quien el espíritu de aquella niña que habían convocado parecía querer entablar algún tipo de comunicación especial. Para darle ánimos, sus amigos decidieron acompañarlo entre todos hasta la calle. Y para mayor tranquilidad aun, bajaron con el por el ascensor, que todavía estaba allí, aunque entonces completamente vacío.

Sin embargo, todos se mostraban muy incómodos, porque mas allá de creer o no en lo que José decía, el solo hecho de imaginar la posibilidad de que esa niña espectral apareciera, era suficiente para aterrar a cualquiera. Pero afortunadamente no paso nada malo.

Dicen que tiempo mas tarde, realizando investigaciones por su cuenta en los archivos de la Jefatura de Policía, los amigos llegaron a descubrir ciertas informaciones a propósito de la muerte de una niña, ocurrida en aquel edificio.

Nunca quedaron muy claras las causas de su fallecimiento, pero si se supo que había muerto justo en el piso 12, donde estaba el apartamento de Rafael.



Sea como sea, lo cierto es que a partir de entonces todos estuvieron convencidos de que, al atreverse a bromear con lo desconocido, permitieron que se presentara ante ellos una niña del mas allá, habitante de ese paisaje tenebroso, enigmático y que no se puede controlar. Las imágenes de esa noche y de esa niña marcaron para siempre sus vidas y ya nunca mas las pudieron olvidar.

30 enero 2015

Los Ángeles Caídos





Estoy escribiendo esto porque estoy interesado en estas extrañas criaturas. Quiero saber más sobre su aspecto, sus orígenes y su comportamiento. Esto es lo que he reunido hasta el momento:

Poco se sabe acerca de las misteriosas criaturas que parecen rondar las zonas oscuras, abandonados del mundo. También conocido como Los falsos profetas y demonios de pesadilla en México, los siguientes testimonios a contar de la existencia de estas criaturas son en la década de 1970.

Aunque los avistamientos aparentes han surgido en todo el mundo, la descripción ha sido extrañamente coherente. Una criatura pequeña, humanoide con una cabeza grande y un cráneo como la cara. Ellos se conocen como los ángeles, debido principalmente a las grandes alas negras que al parecer adornan sus espaldas, aunque no se sabe si pueden volar o no. Aunque hay muy pocos relatos de la interacción humana, podemos concluir que estas cosas son probablemente hostiles y sumamente peligrosas.

El siguiente relato fue dado en 2001 por un paciente que no puede ser nombrado por razones legales, pero se sabe que es un niño que sobrevivió a un encuentro con una de las criaturas. Las únicas imágenes que existen de lo que él se refirió como los ángeles caídos son dibujos que hizo después del incidente. El paciente ya se suicidó tras la reaparición de los malos sueños que lo plagaron como un hombre joven.

Él relata el evento, que tuvo lugar en Inglaterra en 1971, cuando el paciente era un adolescente. Él y su amigo decidieron investigar un búnker abandonado en el bosque fuera de su aldea. El sitio había sido dejado abandonado por más de diez años, y las bisagras de la puerta se habían oxidado con el paso del tiempo, lo que permitió a los adolescentes entrar. El corredor llevó a las habitaciones con camas para los empleados y salas de reuniones. La mayor parte de la documentación había sido arruinado por daño del agua de las tuberías de arriba con fugas, pero los dos chicos podían distinguir el logo del FBI en el frente de algunos de los archivos.

Contenido:

Fallen Angels 1:Algunos de los archivos que contiene información referente a las mejores armas biológicas secretas se estaban probando en el búnker. Estos experimentos incluidos con participantes incautos a los que les subministraban LSD y los encerraban para ver los efectos. Se hizo también referencia al proyecto MK ULTRA, que desde entonces ha sido descubierto por el gobierno. Parece sugerir que se trataba de un sector británico de MK ULTRA que parecía haberse ido sin descubrir hasta que estos dos chicos pasaron sobre ella.

Fallen Angels 2:

Los adolescentes decidieron continuar por el pasillo, y luego por unas escaleras de caracol que llevaba a otro largo pasillo. Después de un rato caminando llegaron a una zona que parecía sospechosamente una prisión. Entonces vieron por qué el búnker había sido abandonada. Marcas de garras se podían ver en las paredes y el techo y algunas de las puertas de las celdas se habían desgarrado por algo.



Fallen Angels 3 : Como los dos chicos caminaban por el pasillo, vieron graffitis en las paredes. Estaban en un idioma diferente, pero ya han sido traducido a peticiones de ayuda. Lo que estaba allí abajo había estado enviando los científicos locos antes de que estalló.

Los chicos fueron por una esquina y se encontraron una gran sala de control. Entraron y encontraron lo que parecía una gran habitación sin ningún tipo de iluminación interior. La habitación, estaba sido inundado de vidrios por toda la habitación, lo que indica que todo lo que se mantuvo allí había estallado.
















Fallen Angels 4:El amigo del paciente abrió un archivo que había en una mesa. Explicaba sobre un "sujeto 16" que había aparecido durante un experimento que involucró a un participante estar encerrado en una habitación con un resonador acústica ruidosa. Como los gritos de la paciente se hizo más fuerte, el sonido que se reproduce en la habitación también se hizo más fuerte. El archivo declaró que, de repente, la sala quedó en silencio. Los científicos abrieron la puerta y el paciente ya no estaba allí. Estaban a punto de irse cuando escucharon un ruido extraño chirrido y uno de los científicos fue arrastrado hacia atrás por una entidad invisible. La puerta estaba cerrada, pero los gritos del científico se podía escuchar durante horas.

Otro libro estaba sobre la mesa; era un diario por un hombre llamado John Harrington, quien fue el investigador jefe del "sujeto 16". He aquí algunos extractos:

11 de febrero 1960: observaciones en sujeto 16 sigue siendo el mismo. Tenemos que mantener las luces apagadas o de lo contrario no se puede ver, incluso la visión nocturna se vuelve borrosa y no parece emitir ninguna señal obvia de calor. Ellos rara vez tocan el suelo, y permanecen aún, aferrándose a la pared, con las cabezas giraron hacia nosotros. Me gustaría que dejaran de mirarnos.

23 de febrero 1960: Hoy tuvimos que cerrar a Yuri lejos. El pobre hombre había estado gritando durante días sobre los demonios y el infierno. Llegó demasiado lejos cuando empezó a escribir cosas en la pared. Todo el mundo tiene miedo aquí, así que encerrarlo es lo mejor. Aún sin noticias de América. Sujeto 16 sigue siendo el mismo.

04 de marzo 1960: Yo, como la mayoría de nosotros, he estado sufriendo de pesadillas. Todos ellos han sido similares. Estoy en un pasillo oscuro huyendo de... Algo. Puedo oírlo a mi espalda, arañando a su camino hacia mí. Me despierto antes de que me atrape. He hablado con los chicos, que han tenido sueños similares. Sujeto 16 sigue siendo como siempre, lo mismo. Apenas nos vamos de allí nunca más, algo está mal en ellos. Al igual que no son de este mundo.

08 de marzo: estos no son ángeles, son el diablo... (incoherente)... deje de reírse de mí... Esta es nuestra culpa, culpa nuestra... ...que se acaba de mover.Ese fue el final de la agenda. Los chicos, claramente asustados por el momento, decidieron abandonar. Sin embargo, ahora se sentían como si estuvieran siendo observados por algo. Mientras caminaban las luces comenzaron a parpadear y comenzaron a correr. De repente oyeron un ruido chirriante horrible, pero no podían ver nada detrás de ellos. Como llegaron a la entrada, la luz se apagó. Un muchacho fue agarrado y se le tiró hacia atrás. El otro se dio la vuelta y miró hacia la oscuridad. Lo que vio arrastrando a su amigo de distancia que recordaría siempre.

Las imágenes de este artículo han sido tomadas por la policía cuando se busco al niño desaparecido, que nunca ha sido encontrado. Además, los avistamientos de los llamados ángeles caídos han surgido en algunas partes de Estados Unidos, según los informes, donde también se han realizado experimentos con seres humanos.

Este dibujo fue hecho por un cazador que vio la espalda de uno en el bosque, cerca de una casa de campo abandonada.

Desde entonces avistamientos se han reportado hasta Alemania y México, pero sólo las cuentas y dibujos de testigos oculares han dado como prueba.

Sean cuales sean los ángeles son, no pueden ser vistos bajo cualquier forma de luz, y parecen habitar en lugares que han sido abandonados o en ruinas dejadas.

Si alguien tiene alguna información sobre los ángeles caídos que sería más valioso en el descubrimiento de la verdad.