31 diciembre 2014

Cuando Cierras tus Ojos



La mujer se bañaba despreocupadamente. Primeramente, lavó su cuerpo; de la punta de los pies al cuello con movimientos circulares suaves y concisos procurando que cada centímetro de su piel recibiera la misma dosis de jabón. Posteriormente, enjuagó sus miembros ante el abundante fluido de agua que manaba de la regadera en un acto rutinario y completamente normal.

Llegó el momento de lavar su cabello; tomó la botella con esa sustancia elaborada específicamente para la limpieza del cabello e irritante para los ojos. Apretó un poco el envase provocando un pequeño brote del líquido a través del orificio, colocó el producto en la palma de su mano y lo aplicó sobre su cabeza mientras bajaba nuevamente el recipiente. Cerró los ojos y comenzó su labor. Ese era el momento indicado, él lo sabía. Salió de su escondite
y se introdujo en la regadera que era lo suficientemente grande como para albergar dos cuerpos. En un instante estaba frente a ella; evitaba el contacto físico puesto a que, por ahora, no quería que se enterara de su presencia.

En realidad no le costó mucho trabajo, era algo que ya había hecho muchas veces antes y lo disfrutaba cada vez más. Elige una casa al azar (por lo regular departamentos), después se fija si la persona vive o se encuentra sola, esos son sus favoritos puesto a que sin la presencia de otros la vulnerabilidad es mayor. Posteriormente, espera a que caiga la noche y la persona tenga que ducharse. Si realiza esta actividad en la mañana se queda observando en la oscuridad al durmiente hasta el amanecer. Para él es más divertido quienes lo hacen por la noche; así puede espiarlos mientras ellos, incrédulos y despreocupados continúan su labor

. Y la parte en la que tienen que lavar su cabello y cara, oh, ¡qué momento más glorioso! Puede postrarse frente a ellos sin que su presencia sea notada y olfatea la esencia; cada uno tiene una esencia propia y todas ofrecen una gran cantidad de aromas deliciosos, ¡Como se le hace agua en la boca cada vez que huele una! Le es difícil controlar sus impulsos, tiene una gran fuerza de voluntad para no atacar a su presa en ese mismo instante pero vale la! pena, puesto a que la carne mojada no tiene el mismo sabor que la que está limpia y seca.

También es muy entretenido cuando algunos tienen la sospecha de que están siendo observados y abren los ojos. Para un ser como él no es difícil moverse a grandes velocidades y ocultarse de nuevo tras la cortina de baño o cancel, observando como un pequeño temor empieza a fluir en los más sensibles o en los escépticos (tiene preferencia por estos últimos) la incredulidad característica en ellos. Cuando llega el momento en el que revela su ser ante ellos, cuando el reloj marca las tres de la madrugada, los pobres buscan una explicación lógica a lo que están presenciando. Si tan solo supieran que él, un ser tan complejo y perfecto, va mas allá del entendimiento humano.

El temor y confusión que provoca su presencia en la débil criatura es algo que le causa no menos placer.

Le da un poco de tiempo para asimilar la situación y cuando está consientes de la naturaleza sobrenatural que él posee, ataca. Se abalanza contra él o ella el inmovil iza su cuerpo con sus seis largas garras superiores; de la cabeza a los pies. Cuando el cuerpo está totalmente inerte, acerca su cara y huele intensamente el cuello de su presa, con excitación única.

Después, abre su gran hocico (parecido a la mandíbula de un tiburón) y con su larga, áspera lengua lame la cara de su víctima, extasiado por el delicioso sabor que posee la piel. La víctima en shock cae en un ataque de pánico pero sus gritos son silenciados por algo parecido a un grueso tentáculo. Amordazado e incapaz de expresar oralmente su miedo, es probable que el o la desdichado (a) comience a llorar. La sal de las lágrimas es lo que sazona la carne, por lo que no dudará en probar el nuevo y condimentado manjar. Abre sus fauces y de un mordisco arranca una pequeña parte de la cara, por lo general del pómulo, degustando el bocado lentamente. Por consiguiente la sangre empieza a brotar aunque no a chorros, solo una pequeña hemorragia. Pero esa fuga de hemoglobina es lo que da fin al preámbulo e inicio a la verdadera acción. Enloquecido por el olor y sabor de la sangre, empieza a rasgar la piel de las piernas con las puntas afiladas de sus garras inferiores, como si de un animal salvaje se tratara, hasta que el musculo queda expuesto. Sin soltar a la víctima, se arrastra hasta donde yacen los pedazos de carne y los come rápidamente.

Eso no hace sino abrir más su apetito. Recuesta a la víctima y libera la parte superior del cuerpo de la misma, solo para obtener más comodidad. Acerca su “cara” al vientre de la persona y con sus afilados colmillos procede a desgarrar las capas de piel y musculo, a estas alturas ya no le interesa alimentarse de un órgano superficial. Al llegar a las entrañas lame, primeramente el intestino delgado. Posteriormente, comienza a dar pequeños mordiscos a cada órgano para elegir el primero que comerá.




El Hígado es, habitualmente, el primero. Así comienza a devorar cada órgano vital. Algunos desfallecen cuando empieza a rasgar su piel, otros se desmayan por el dolor ocasionado, Un porcentaje menor presencia el horror y trata por todos los medios defenderse del ataque, infructuosamente. Al ver que nada hace efecto empieza a gritar por ayuda desesperadamente, con la esperanza de que alguien escuche y acuda al rescate. Los gritos le molestan, ¿A quién no le resultaría molesto escucharlos mientras está comiendo? Así que es probable que con una de sus garras le arranque la lengua de raíz y la engulla. A él siempre le han gustado las lenguas, piensa que su consistencia es algo único.

De esa forma, en un sangriento festín comerá las vísceras del desafortunado hasta ser reducido a un guiñapo de musculo y hueso. Cuando está completamente satisfecho, abandona el lugar y va en busca de una nueva víctima.

Podría ir a otro barrio, otro estado, otro país. No importa la distancia ni el tiempo, ambas cosas le son indiferentes. La mujer se bañaba despreocupadamente mientras que él aspiraba la esencia expedida de su cuerpo. Juventud y belleza, dos cualidades que le encantaban, reunidas en un solo ser. El exquisito aroma que despedía lo incitó a imaginarse el sabor de sus entrañas. Si, definitivamente una víctima suculenta, una gran elección. La joven abrió los ojos para encontrarse con los relucientes azulejos blancos del baño frente a ella. Por un momento creyó escuchar un sonido fuera de la regadera, ¿Tendría que echar un vistazo? No, sería estúpido. Ella estaba sola y todo perfectamente cerrado, no había razón para mirar afuera. Seguramente eran las tuberías, carecía de importancia. Ten cuidado al cerrar los ojos.

28 diciembre 2014

Takakonuma Greenland





"Existe una leyenda japonesa que hace referencia a un parque de atracciones real llamado Takakonuma Greenland, que se ubica, o ubicaba en una localidad cercana a Fukushima (sí, el sitio del tsunami y casi catástrofe nuclear).


En 1973 los parques de atracciones se convirtieron en los lugares más populares de Japón, puesto que tenían doble atractivo. Personas pasándolo bien y empresarios lucrándose a costa de otros.

Un pobre incauto llamado Makoto, tenía el sueño de tener su propio parque de atracciones, pero al no tener dinero decidió contactar con un Oni llamado Amanojaku. Un Oni es una especie de demonio en Japón, y Amanojaku es un Oni malvado y poderoso que puede despertar y realizar los deseos más oscuros de cualquiera.

Makoto le entregó a su hermosa hija Amanojaku a cambio de el dinero necesario para construir su tan querido parque.

El día de la inauguración la hija de Makoto simplemente desapareció del mapa. Desgraciadamente el esplendor del parque no duró mucho, dos meses después Takakonuma Greenland estaba cerrado. ¿La razón? El dueño acabó muerto.

Muchísimas atracciones tremendamente divertidas… ¿Quién no querría estar allí? Pero como en Japón un parque sin dueño es un parque abandonado, se mantuvo así hasta que otro pobre inocente lo reabrió en 1986. Nunca se supo la identidad del segundo dueño que consiguió mantener el parque abierto por trece años. El parque no duró más puesto que se dice que seis personas murieron y otras tantas resultaron heridas.

La gota que colmó el vaso fue el suicidio de un chico que se tiró desde el stand de la montaña rusa. Sus amigos dicen que fue inevitable, antes de entrar su compañero estaba totalmente normal, pero al iniciarse la ruta, algo en él cambió. Los que estaban cerca de él dicen que le escucharon susurrar “Voy a ir con ella.” y acto seguido, se tiró.

La historia no termina aquí, ni mucho menos.

En 2007 un turista del Reino Unido llamado Bill Edwards decidió visitar el parque, y, sorprendentemente, todo estaba intacto, como nuevo. Fotografió todo, solo que, al llegar a casa, y pasar las fotos a su ordenador, no había nada.

Antes dije que no había ninguna, pero en realidad hay una unica foto que muestra el fantasma de la que podría ser la hija de Makoto.
Niña Fantasma

El fotografo se suicidó y fue  por la foto. Además de este caso, muchas personas han jurado ver el parque. Algunos dicen que hasta en pleno funcionamiento. Incluso hay historias que relatan la visión del espíritu de una niña vagando por las calles abandonadas de la entrada del parque.



Y lo más sorprendente de todo es esto:

En google maps se puede ver el sitio donde solía estar el parque. Hay gente que dice que si se queda mirando constantemente se puede sentir un mal presentimiento, como si la muerte estuviera a su lado.

En algunos foros japoneses sobre el tema, algunas personas han informado que la imagen de la niña en la foto aparece como imagen en Google Maps y que el parque también se puede ver (aunque no está allí.) El problema es que cuando esto sucede, la persona empieza a tener convulsiones que los pueden llevar incluso a la muerte.



En 2012, se encontró a una joven muerta en su habitación, en Japón, la portátil estaba encendida cuando encontraron su cuerpo, ¿supones los que ella estaba buscando antes de morir?

26 diciembre 2014

A BÁRBARA NO LE GUSTA QUE LA VEAN


"Era una familia joven que tuvieron a su única hija, la amaban con todas sus fuerzas pero, el padre, la amaba con una amor realmente profundo y sentimental. Cuando ella cumplió 7 el papá la atiborró de regalos: muñecas finas y caras, patines, una bicicleta e inclusive una laptop, pero la niña se encariñó con el regalo más simple que era un cuaderno y unos crayones. La niña dibujaba todo lo que podía: a su perro, al gato del vecino, etc . . . y su padre le encantaba verla dibujar y que le enseñara sus dibujos. Un día el padre vio sus dibujos y algo extraño le recorrió la espina, en el dibujo de la niña había una 'criatura' como humana pero doblada a la mitad y viéndola directamente, le salía sangre de la boca y todos los trazos los había hecho con crayón rojo. Cuando llegó la niña el papá le preguntó que qué era ese ser de sus dibujos
 a lo cual la niña le contestó: 'Es Bárbara, papa, el padre creyó que eran unos maleantes que se reunían por su casa, así que su padre, muy inteligente fue a  comprar unas cámaras de vigilancia y las puso , una en la ventana y la otra en la puerta. Al día siguiente revisó las grabaciones pero no vio nada, cuando llegó su hija le preguntó: '¿Hija viste a Bárbara esta noche?' y la niña le contestó: 'Si papa'. El papá con miedo cambió de lugar las cámaras y las puso dentro de la habitación de la niña una en la puerta y la otra en el armario. Al día siguiente vio las grabaciones y sólo vio que su hija se movía mucho pero nada más. Cuando ella llegó estaba muy nerviosa, y el papá le volvió a preguntar: '¿Viste a Bárbara esta noche, hija?', La niña no contestó y le volvió a preguntar hasta que la hija sudando le contestó: 'Si papa y me dio un mensaje para ti ,dijo que me lastimaría si sigues, dijo que te haría sufrir el resto de tus días si sigues, papa A BÁRBARA NO LE GUSTA QUE LA VEAN".

25 diciembre 2014

The Wanderer


"Esta es una historia real.
En la década de 1990, una chica se suicidó después de ver una imagen publicada en un viejo grupo de noticias de Usenet.

La imagen era de una figura - que algunos identifican como una mujer - de pie en el medio de un camino solitario. La figura es transparente hasta el punto de que sus piernas son apenas visibles y es iluminada por una fuente de luz desconocida procedente de la dirección de la cámara. Ya se trate de faros, una linterna de mano, o la luz de la cámara en sí no se sabe a ciencia cierta, ya que la fuente real de la imagen no ha sido identificada. No se ven rasgos faciales en la figura, pero es fácil de identificar por sus apéndices largos y huesudos que en parte se asemejan a las patas de una araña. Los que han visto la imagen o saben de su existencia han llegado a conocer la figura como "El Caminante"(The Wanderer)".

La primera cuenta del "Caminante" conocida data de 1996. Jane, una estudiante universitaria que estaba visitando a su familia durante la temporada de vacaciones, tenía un interés en lo paranormal. Vio la imagen en un grupo de noticias, junto con un mensaje: "¿Me ves? Puedo verte."

Docenas de otros usuarios vimos el mismo post. La mayoría no tenía muy buena opinión de ella - sólo que era de alguna manera "divertida". Algunos se quejaron de que en realidad experimentaron dolores de cabeza mientras miraba la imagen, y quejas similares han sido hechas por otros desde entonces.

Según la familia de Jane, ella sufrió de pesadillas en las noches después de ver la imagen. Dijeron que ella se despierta y veía al Caminante fuera de su ventana. A veces sentía como raspaba el vidrio con sus miembros parecidos a las arañas, pero por lo general sólo se quedaba allí y la miraba. Ella se encontraba incapaz de moverse en su presencia, como si muchas manos invisibles la estuvieran presionando. Incluso si cerraba los ojos, ella todavía lo veía.

Su familia estaba segura de que se había asustado por una imagen de internet y estaba teniendo pesadillas por ello, hasta que Jane se quejó de ver al Caminante en su ventana. Ella estaba convencida de que la estaba siguiendo. Ella lo veía incluso mientras estaba en una habitación llena de gente o en público, a pesar de que nadie más lo veía. La familia de Jane temía por su cordura, pero le aseguraban que el Caminante no era real.

Jane, sin embargo, sólo empeoró. Ella tomó medidas extremas para mantenerse despierta por la noche. Comenzó sólo con cafeína, pero pronto pasó a cortarse a ella misma y gritar toda la noche. En poco tiempo, ella no dormía en absoluto. Estaba convencida de que, si se dormía de nuevo, el Caminante se la llevaría.

Su familia sabía que no podía esperar. Jane necesitaba ayuda. Pero cuando la madre de Jane llamó a la puerta del dormitorio de su hija, no recibió ninguna respuesta. Abrió la puerta con cuidado, pues no quería molestar o asustar a Jane.

Jane no estaba en su cama. Ella no estaba sentada frente a su computadora. Ella no parecía estar en su habitación, hasta que su madre comprobó el armario.

Allí, Jane se encontraba acurrucada en un rincón. La sangre enrojeció la parte delantera de su cuerpo, después de haber drenado de un corte a través de la garganta. Ella se aferraba a una nota manchada de sangre que decía: "No me puedes tener ahora".

El caso de Jane no está aislado. Durante el resto de los años 90, decenas de personas desaparecieron o se suicidaron después de ver la imagen del Caminante. Desde el cambio de siglo la imagen parece haber desaparecido. Recientemente, sin embargo, he publicado en un grupo de noticias preguntando si alguien había oído hablar del Caminante. He hecho esto muchas veces antes y por lo general hay una o dos personas que han oído la historia, pero nadie ha visto la imagen. Esta vez fue diferente. Poco después de la publicación, recibí un correo electrónico en mi bandeja de entrada.

El asunto del mensaje es "puedo verte". El mensaje solo decía: "¿Me ves? Puedo verte."

Había una imagen adjunta con el mensaje. No puedo verificar si se trata de la imagen del Caminante real o no, pero debo advertirle que, si decide ver la imagen, lo hace bajo su propio riesgo."





"Esta es una historia real.
En la década de 1990, una chica se suicidó después de ver una imagen publicada en un viejo grupo de noticias de Usenet.

La imagen era de una figura - que algunos identifican como una mujer - de pie en el medio de un camino solitario. La figura es transparente hasta el punto de que sus piernas son apenas visibles y es iluminada por una fuente de luz desconocida procedente de la dirección de la cámara. Ya se trate de faros, una linterna de mano, o la luz de la cámara en sí no se sabe a ciencia cierta, ya que la fuente real de la imagen no ha sido identificada. No se ven rasgos faciales en la figura, pero es fácil de identificar por sus apéndices largos y huesudos que en parte se asemejan a las patas de una araña. Los que han visto la imagen o saben de su existencia han llegado a conocer la figura como "El Caminante"(The Wanderer)".

La primera cuenta del "Caminante" conocida data de 1996. Jane, una estudiante universitaria que estaba visitando a su familia durante la temporada de vacaciones, tenía un interés en lo paranormal. Vio la imagen en un grupo de noticias, junto con un mensaje: "¿Me ves? Puedo verte."

Docenas de otros usuarios vimos el mismo post. La mayoría no tenía muy buena opinión de ella - sólo que era de alguna manera "divertida". Algunos se quejaron de que en realidad experimentaron dolores de cabeza mientras miraba la imagen, y quejas similares han sido hechas por otros desde entonces.

Según la familia de Jane, ella sufrió de pesadillas en las noches después de ver la imagen. Dijeron que ella se despierta y veía al Caminante fuera de su ventana. A veces sentía como raspaba el vidrio con sus miembros parecidos a las arañas, pero por lo general sólo se quedaba allí y la miraba. Ella se encontraba incapaz de moverse en su presencia, como si muchas manos invisibles la estuvieran presionando. Incluso si cerraba los ojos, ella todavía lo veía.

Su familia estaba segura de que se había asustado por una imagen de internet y estaba teniendo pesadillas por ello, hasta que Jane se quejó de ver al Caminante en su ventana. Ella estaba convencida de que la estaba siguiendo. Ella lo veía incluso mientras estaba en una habitación llena de gente o en público, a pesar de que nadie más lo veía. La familia de Jane temía por su cordura, pero le aseguraban que el Caminante no era real.

Jane, sin embargo, sólo empeoró. Ella tomó medidas extremas para mantenerse despierta por la noche. Comenzó sólo con cafeína, pero pronto pasó a cortarse a ella misma y gritar toda la noche. En poco tiempo, ella no dormía en absoluto. Estaba convencida de que, si se dormía de nuevo, el Caminante se la llevaría.

Su familia sabía que no podía esperar. Jane necesitaba ayuda. Pero cuando la madre de Jane llamó a la puerta del dormitorio de su hija, no recibió ninguna respuesta. Abrió la puerta con cuidado, pues no quería molestar o asustar a Jane.

Jane no estaba en su cama. Ella no estaba sentada frente a su computadora. Ella no parecía estar en su habitación, hasta que su madre comprobó el armario.

Allí, Jane se encontraba acurrucada en un rincón. La sangre enrojeció la parte delantera de su cuerpo, después de haber drenado de un corte a través de la garganta. Ella se aferraba a una nota manchada de sangre que decía: "No me puedes tener ahora".

El caso de Jane no está aislado. Durante el resto de los años 90, decenas de personas desaparecieron o se suicidaron después de ver la imagen del Caminante. Desde el cambio de siglo la imagen parece haber desaparecido. Recientemente, sin embargo, he publicado en un grupo de noticias preguntando si alguien había oído hablar del Caminante. He hecho esto muchas veces antes y por lo general hay una o dos personas que han oído la historia, pero nadie ha visto la imagen. Esta vez fue diferente. Poco después de la publicación, recibí un correo electrónico en mi bandeja de entrada.

El asunto del mensaje es "puedo verte". El mensaje solo decía: "¿Me ves? Puedo verte."

Había una imagen adjunta con el mensaje. No puedo verificar si se trata de la imagen del Caminante real o no, pero debo advertirle que, si decide ver la imagen, lo hace bajo su propio riesgo."