30 octubre 2014

Jeffrey Dahmer - El Carnicero de Milwaukee



Jeffrey nació el 21 de mayo de 1960 en el hogar de un matrimonio problemático compuesto por un conocido investigador químico y una neurótica emotiva y autocompasiva. Infant DahmerEra un niño tímido y solitario que temía el abandono y daba la impresión de estar desamparado.

El joven Jeffrey no hacía más que gritar pidiendo atención desde la temprana edad, aunque fuera subconsciente. Pero esos gritos no fueron oídos por unos padres demasiado absortos en sus propias guerras personales durante un amargo divorcio que dejó al niño con la sensación de ser abandonado.

Pronto se interesó por la anatomía animal. En el sótano de su casa guardaba un montón de huesos de conejos, pollos y otros animales, sintiendo gran curiosidad por verlos dentro de los animales vivos que manipulaba. Su familia cambió de vivienda seis veces antes de establecerse en 1968 en Ohio. La mayor parte de su infancia la pasó escondido en un cobertizo de madera en una colina cazando insectos en frascos y conservándolos en formol. Luego pasó a las ardillas, mapaches y otras piezas más grandes, transportando los cuerpos hasta el bosque, donde los dejaba pudrirse. Luego sumergía los restos en lejía para limpiar y blanquear sus huesos.

Su madre, tras una temporada en el hospital, tubo que guardar cama por el resto de sus días por haber ingerido enormes cantidades de tranquilizantes y otras drogas, hecho que ensimismaría a Dahmer en un aislamiento inquebrantable.

A los once años ya hablaba de manera monocorde. Se convirtió en un solitario, balando como una oveja en el aula de clase o comportándose como un retrasado en las tiendas para llamar la atención de sus compañeros. También comenzó a beber y a masturbarse compulsivamente utilizando revistas para homosexuales o mirando las entrañas de los animales que cazaba. A los dieciséis años solía ir borracho a clase, donde tenía un solo amigo que era proveedor de marihuana y con quien se colocaba a diario. El joven se refería al alcohol como su ´medicina´, un tónico autorrecetado con la intención de calmar sus momentos de angustia. Y ese alcohol a su vez, alimentaba su inclinación hacia la excentricidad.
.



A los diecisiete años, tras observar un joven que a diario pasaba haciendo jogging delante de su casa, sintió un deseo desenfrenado de poseerlo. Como no se atrevía a abordarlo para entablar una conversación, optó por coger un bate de béisbol y se dispuso a esperarlo con la idea de atacarle cuando pasara, pero afortunadamente el joven dejó de ir a correr por esa zona, salvándose de haber sido una primera víctima del atormentado Jeffrey Dahmer.

Al año siguiente, su padre abandonó el hogar, y al poco tiempo, el 18 de junio, el chico se venga recogiendo en la carretera a un autoestopista, a quién llevó a su casa y asesinó, luego metió el cuerpo en un saco de basura y lo arrojó por un barranco.

Después de esto, entró en una crisis depresiva y renunció a seguir viviendo, pero su padre lo envió a la Universidad. Allí también fue rechazado por su contínuo estado de embriaguez, y en diciembre de 1978 su padre lo obliga a alistarse en el ejército, pero sus continuas borracheras no cesan. Al licenciarse va a vivir con su abuela, en donde muestra una posible reinserción, pues comienza a ir a la iglesia, a leer la Biblia e incluso reduce su dosis de alcohol y encuentra trabajo en una fábrica…

Pero poco le duró esa vena. Al poco tiempo comenzó de nuevo a masturbarse insistentemente e incluso robó un maniquí de una tienda, que le hacía las veces de compañero sexual. También empezó a frecuentar las saunas de Milwaukee, en donde se daban cita algunos homosexuales para tener relaciones anónimas e impersonales, pero le resultaba difícil conseguir la erección mientras sus parejas estaban despiertas, por lo que optó por drogarlos con somníferos antes de mantener una relación sexual.

Después de esto, ninguno de sus amantes cuando volvían en sí querían volver a saber más de él, por lo que creyó más oportuno buscar un cadáver para satisfacer sus instintos sexuales.

Esa misma noche, tras asistir al funeral de un joven de dieciocho años, fue a desenterrarlo al cementerio, pero no lo consiguió porque el suelo estaba congelado debido a las bajas temperaturas.

En septiembre de 1986 es arrestado por exhibicionismo indecente, lo que desembocó en su primer análisis psicológico, en el cual se le diagnosticó una personalidad peligrosa.

Un año después mataba por segunda vez. Esta vez se trataba de un joven negro al que ofreció una bebida dopada. Dahmer se despertó al día siguiente encima de un cuerpo ensangrentado, pero afirma no recordar nada de lo que pasó aquella noche. Lo que sí revive es cómo tras levantarse mete el cadáver en el armario y sale a comprar una gran maleta para trasladar el cuerpo a casa de su abuela. Allí cuenta que lo guardó en el sótano y lo desmembró, envolviendo la cabeza en una manta y guardándola en una estantería para hervir más tarde el cráneo y blanquearlo.

Después de eso, Dahmer comienza a matar siempre que tenía ocasión. Seguía el mismo modus operandi: primero el flirteo ofreciendo dinero a cambio de sexo, luego les ofrecía bebida con somnífero y finalmente los estrangulaba. Después de matar a su víctima se quedaba abrazando el cadáver, pensando en cómo conservar las cabezas y formar una especie de altar en su habitación, adornada con huesos.

Dahmer seguía la predecible pauta de los asesinos en serie. Empezó matando cautelosamente, asustándose por sus crímenes. Luego el ritmo aumentó y se convirtió en una máquina de matar más efectiva. Está más que demostrado que estos asesinos con el tiempo se vuelven arrogantes y despreocupados, convencidos de que no pueden ser apresados por ningún ser mortal, creyendo tener máximo poder y autoridad sobre los demás.

Dahmer mostraba muchas características de asesino organizado: acechaba a sus víctimas, les engañaba para llevárselos a su apartamento con la promesa de dinero y favores y después de la muerte ocultaba las pruebas de los crímenes, pero también daba muestras de ser un criminal desorganizado: realizaba actos sexuales con sus víctimas después de la muerte, consumía su carne y sangre, las mutilaba y conservaba algunas partes como recuerdos. Esta mezcla de delincuente organizado y desorganizado es lo que se denomina un asesino ´mixto´.

En una ocasión, una de sus víctimas logró marcharse antes de que las drogas surtiesen efecto, y la Policía efectuó un registro de la casa, pero afirmaron no haber hallado nada…

El 30 de enero de 1989 fue declarado culpable de atentado contra el pudor en segundo grado, por seducir a un menor de 13 años con propósitos indecentes, y antes de comenzar a cumplir la condena de un año de cárcel, mató otro joven, guardó el cuerpo en el cuarto de baño y para su mayor satisfacción sexual lo mutiló y le pintó el cráneo con aerosol.

En marzo de 1990 se trasladó a vivir a un deteriorado piso, en dónde adquirió una larga mesa y dos grifos de plástico para extender los cuerpos de sus víctimas. Allí tomaba fotos de sus amantes con una cámara Polaroid una vez muertos. Luego, congelaba los órganos, comía parte de la carne y hervía el resto en una enorme olla antes de echarlos en un gran contenedor de basura preparado con ácido.

Normalmente, el caníbal rajaba los cuerpos desde el cuello hasta la ingle frotando las vísceras para procurarse un mayor placer sexual, pero llegó un momento en que este placer no era suficiente y con sus víctimas pensó en crear ´zombis´ o muertos en vida que pudiera conservar sin que se deteriorasen, agujereando los cráneos e inyectándoles un líquido.

A veces se bañaba en compañía de los cadáveres. En la nevera guardaba los corazones, en el congelador las cabezas, en el fichero los cráneos y en la cama un cuerpo descompuesto. Así lo contaron los policías que registraron su casa horrorizados una vez que lograron arrestarlo el 23 de julio tras la denuncia de una víctima que logró fugarse de su casa.

El joven, atado con unas esposas, había alertado a la Policía diciendo que un hombre con un cuchillo le había amenazado con arrancarle y comerle el corazón.

Cuando la última víctima escapó de su apartamento en medio de la agresión, el asesino aguardó tranquilamente a que llegara la Policía y no hizo ningún esfuerzo por destruir u ocultar la gran cantidad de pruebas que guardaba en su domicilio: centenares de fotografías de sus víctimas tanto muertas como vivas, cráneos y partes del cuerpo en bidones, cajas y en el congelador.

Según su abogado, si no se había resistido es porque deseaba terminar con todo aquello. Deseaba ofrecer a la Policía una declaración completa de lo que había hecho, puesto que no podía culpar a nadie salvo a él mismo.

Según Park Dietz, psiquiatra forense que actuó como consultor en el estudio sobre asesinos en serie del FBI, Dahmer encaja perfectamente en la subcategoría que se denomina ´marginal´: una persona propensa a la furia asesina si cree que está siendo abandonada, con una perversión capaz de realizar actos sexuales con la víctima una vez muerta. El desorden de esta personalidad marginal está marcada por el miedo al abandono y la incapacidad de tolerar el aislamiento o el aburrimiento. Una teoría habitual es que puede relacionarse con abusos en la infancia. La gente que teme el abandono puede sentirse ultrajada cuando alguien que desean que se quede va a marcharse. En este sentido, el asesino en serie normal llega a serlo por su carácter antisocial o por tener fallos de carácter y también a través de desviaciones sexuales, normalmente sádicas y necrofílicas.

Muchos niños que no reciben la atención que ansían en casa, la buscan en la escuela. Dahmer lo hizo con sus extravagancias y su comportamiento muchas veces cómico, pero terminó siendo marginado. No sólo se sintió fracasado en su casa, también en la escuela, en la Universidad y en el Ejército. Era evitado y humillado, puesto de lado. Eso debió dejarle con una terrible sensación de angustia y desamparo. Por ese motivo proyectó sus sentimientos sobre sus víctimas. Las humillaba, las descuartizaba y luego las dejaba de lado también.

El juicio comenzó el 27 de enero de 1992. Desde el principio quedó claro que le impulsaba un trastorno mental, a pesar de que él hacía todo lo posible por disimular su trastorno.


En el juicio, Dammer no solo se mostró sincero y cooperador sino también arrepentido y consciente del mal que hizo. Por eso en vez de la muerte se le dio 900 años de cárcel, aunque en 1994 otro recluso acabó con su vida
.

Dahmer se mostró tan sincero y cooperador como muchos otros asesinos en serie, sin embargo ni él mismo podía entender cómo había sido capaz de cometer todas aquellas atrocidades. Todos los presentes pudieron darse cuenta de hasta qué punto sus compulsiones y fantasías se habían apoderado de su mente, empujándole a seguir asesinato tras asesinato.

Después del veredicto habló por primera vez al tribunal diciendo: “Señor juez, todo ha terminado. Me siento muy mal por lo que hice a esas pobres familia y comprendo su merecido odio. Asumo toda la culpa por lo que hice. He hecho daño a mi madre, a mi padre y a mi madrastra, pero les quiero mucho.”

El Carnicero de Milwaukee fue sentenciado a un mínimo de 900 años, pero murió en la cárcel en 1994 asesinado a golpes por un recluso. Tras la noticia, los padres de Dahmer se pelearon por la posesión de su cerebro llegando incluso a enfrentarse ante los tribunales. La madre deseaba vendérselo a un hospital de investigación mental, mientras que el padre sólo deseaba enterrarlo lejos de todo el mundo y de su memoria.

También los parientes de sus víctimas, representados por un abogado, consiguieron hacer negocio con los utensilios utilizados por el asesino para trocear y desangrar. Su nevera se subastó públicamente, al igual que todo tipo de cuchillos, sierras, picadoras y taladros.

Un grupo de ciudadanos de Milwaukee compró el lote completo con intención de montar un “museo de los horrores” para la atracción de los turistas, pero al final no se atrevieron a llevar a cabo el proyecto y destruyeron el macabro legado del caníbal.
Aquí dejo una canción de la banda  americana de thrash metal Slayer sobre Jeffrey  Dahmer






28 octubre 2014

Alguien te vigila



¿Alguna vez han tenido esa sensación al despertar a mitad de la noche? Esa sensación que te hiela la sangre y luego de eso empiezas a sentir que alguien te vigila desde la oscuridad. Muchos creen que eso es solo producto de tu imaginación pero créanme no es nada de eso......

Yo sé ustedes me han de creer un loco y no los culpo, desde que tuve ese incidente mi vida cambio por completo, todos me categorizaron por un demente, un antisocial,…….. Un acecino.

Ahora estoy aquí pudriéndome en este asqueroso hospital mental y la única manera de comunicarme con el mundo es por medio de estúpidas cartas.

Pero…ahora mismo te debes de estar preguntando… ¿Quién es este tipo? , ¿Por qué está encerrado en aquel lugar?. Bueno pues la respuesta es muy fácil.

Para empezar mi nombre es Tom yo era un estudiante común y corriente iba en 1° semestre de preparatoria, yo era el mejor de la clase mis notas eran las más altas, tenía unos padres que me amaban y una linda novia todo era como un sueño nada podía detenerme. Pero una noche luego de un extenuante día escolar me estaba cepillando los dientes cuando una sensación recorrió mis talones sentí un cosquilleo como si alguien pasara una especie de hoja o pluma por mis pies me rasque el talón y no le tome importancia.

………..

A la mañana siguiente desperté heche un vistazo a mi cuarto antes de levantarme, estaba un tanto sucio con ropa tirada por ahí y por acá y mi escritorio con una pila de papeles regados.

Me levante de mi cama pero…. Sentí un leve dolor en mi talón, el mismo talón donde había sentido aquel cosquilleo anoche, alce mi pie del piso y comprobé que en ese lugar había 3 rasguños, pero no como cualquier rasguño torcido y con tan solo un poco de sangre. Este eran tres líneas perfectas sin defecto alguno, estos rasguños no eran nada profundos más sin embargo de ellos salía demasiada sangre entre en pánico y llame a gritos a mi madre, no paso más de un minuto cuando ella entro en mi habitación corriendo

Ella me dijo con voz preocupada -¡hijo!, ¡hijo!, ¿Qué tienes?- le mostré mi talón y ella se quedó pasmada ante la imagen de mi talón sangrante, y luego de un silencio que me pareció eterno ella me hablo con voz temblorosa –tal vez……..tal vez haya sido un animal- dijo incrédula –será mejor que te laves la herida y te apures para alcanzar el bus de la escuela- yo asenté con la cabeza así que mi madre salió del cuarto para dejar vestirme asolas.

Me peine me puse la ropa que encontré, bajé al baño, me lavé la herida y subí al bus para ir a la escuela.

Esa noche me puse a pensar en lo que ocurrió esa mañana y pensé que lo más probable era que solo fuera un animal pero…… pensé que como era posible que un rasguño tan fino pudo haber causado que me saliera tanta sangre. Yo lo ignore por completo y decidí dejar el asunto en paz.

Justo antes de entrar a mi cuarto me ocurrió algo que no me había sucedido desde hace tanto tiempo.

Esa sensación de miedo que te hiela los huesos te come la voz y te deja petrificado. No podía moverme me tenía un miedo un extraño miedo, nunca había temido a la obscuridad pero esa noche pensé en que tal vez no fue un animal, tal vez era algo más. Pensé que esas ideas no eran más que mi mente jugándome una broma, así que entre sin temor a mi cuarto y me acosté.

…….

Estaba en mi cuarto a obscuras sentía que alguien o algo me vigilaba. Temeroso alce mi cabeza de la almohada cuando…. Vi... Esos ojos completamente blancos viendo directamente a mí sin parpadeo alguno. Estuve desesperado, pensando que podría ser algún animal un gato, o podrían ser unas luces que tenía en mi armario.

Justo cuando estaba por acostarme de nuevo convencido que no era nada cuando el con un movimiento rápido y hábil subió a mi cama puso sus ojos frente a los míos, como si buscara algo, en lo profundo de mi.

Paso un silencio terrorífico en el cual no podía moverme, ya que él me tenía agarrado con una fuerza terrible.

El acerco su cara lo suficiente como para verla entre la densa obscuridad, esta me infundio un terror esta era como una especie de persona severamente huesuda con dientes asilados y casi tan largos que parecían medir la mitad de mi brazo y su rostro…. Era pálido con demasiadas cicatrices con dos agujeros que parecían ser su nariz suficientemente grande como para gritar por ayuda….grite, grite hasta que mi garganta se desgarro y no pude continuar.

Aquella bestia con sus dientes sumamente salidos y gigantescos soltó una carcajada y me dijo –“nadie puede ayudarte ahora estas en mis manos y no existe escape”

Con esa frase empecé a entrar en pánico e intente escapar a toda costa patee y patee hasta que……

Desperté bañado en sudor gritando.

Al momento me calme y supe que todo había sido una horrenda pesadilla…

Pero...-¿Qué es esto?-vi mis muñecas y… vi eros rasguños. Inmediatamente pensé en aquel sueño y recordé que sus manos me tenían bien agarrado del mismo lugar en el que estaban estos rasguños.



Pensé en lo que me había dicho, recordé su frase “nadie puede ayudarte ahora”, ¿a qué se referiría?

Sentí nuevamente miedo así que decidí ir a ver a mis padres.

Entre en la recamara y la escena fue horrenda.

Mus padres estaban… regados por la habitación con varios rasguños muy profundos en las parte que podía reconocer…pero lo más desconcertante fue lo que había en la pared….estaba…. estaba escrito con sangre las palabras “ya eres mío, pronto volveré por ti “.

Ahora estoy encerrado en mi celda y en estas últimas noches he soñado con la misma bestia que asesino a mis padres diciendo que vaya con ella.
Tengo miedo y estoy seguro de que esta podría ser la última noche que tenga con vida…..
SACADO DE UN DIARIO LOCAL.
Se ha encontrado un cadáver horrendamente triturado. La policía ha estado investigando p

ero lo único que han averiguado con la autopsia es que el

sujeto recibió antes de morir una serie de rasguños bastante profundos y por evidencia del lugar en el que fue encontrado el cadáver se descarta la posibilidad de que allá sido algún animal. Esto ha causado que el caso quede sin resolver….

¿Con quien duermes?



Rosa, una chica que no hace tiempo se mudó de casa con su esposo David por problemas con los vecinos que tenian y compañeros cercanos al cambiarse de casa pensaban que estaban. Rosa decidió desempacar sus cosas y las de su esposo David meintras el se fue a trabajar. Rosa presentía algo raro en la habitación en la cual ella dormiría con su esposo, desde ese entonces, Rosa terminó de decorar la casa y desempacar las cosas, al ser ya muy tarde decidió ver un poco de televisión y esperar a su esposo, pero no se percató que al sentarse en el sofó y antes de prender la televisión, se reflejaba una sombra atrás de ella, la cual tenía forma de una persona pero hacia moviemientos muy raros, despueé tocaron la puerta.

Rosa fue a abrir la puerta, no había nadie, en eso, cerró la puerta con llave, pero no se percató que al cerrar la puerta, las luces que alumbraban los pasillos de las demás casas se tornaron color rojas, mientras que la de ella torno color más rojo y al final se apago muy raramente como si fuese a explotar, en ese momento cuando Rosa se volvió a sentar en el sofá, su corazón latía rápido y todo se escuchaba silencioso, ella no le importó y se sentó viendo de nuevo la televisión pero no se enteró que una sombra, la misma que estaba al lado de ella subió las escaleras hasta legar a la habitacion de Rosa.

Rosa se cansó de ver la televisión; al apagarla se dio cuenta que la puerta estaba abierta, la cerró y pensó que su esposo ya habia llegado y decidió irse a dormir, al momento de irse a dormir, vio un bulto en su cama, penso que era su esposo, no le importo en nada y se fue a dormir, en eso, entre las 3:48 am, Rosa recibió una llamada por su celular, se levantó y le pidio a su esposo David que le pasara su celular, como el solo se movio, Rosa pensaba que estaba muy dormido y ella se estiró a tomar su celular, cuando contestó, notó una voz identica a la de su esposo David, ella miro su celular y exactamente era su esposo David, el cual le dijo: Amor es muy tarde lo sé, de seguro estas dormida, pero solo te llame para decirte que no podre ir a dormir contigo esta noche.

Rose miro lentamente el bulto y sin darse cuenta en ese bulto habia un rostro color azul, una sonrisa de dientes afilados color amarillo, y unos ojos blancos con una pupila muy pero muy pequeña que sólo daba grandes respiros, Rosa decidio destapar el bulto, lentamente se acercaba.

Destapó el bulto, y para su sorpresa, el fantasma que la asechaba salio gritando, Rosa gritó y se cayó al suelo, vio en el suelo el reflejo del fantasma, ella se asusto mas, el fantasma se fue corriendo a la cocina.

Rosa con miedo, tomo un bate y decidió seguir al fantasma, ella pensaba que era una persona desconocida, al momento de bajar las escaleras, vio que todo estaba obscuro, el apagador de la luz estaba en la parte obscura, ella bajo y tomó el apagador con su mano, Rosa pensó que si la prendia todo estaría bien pero al hacerlo, una mano color azul con uñas muy largas tomó la mano de Rosa junto con el apagador, ella aleja rápido la mano no sin antes apretar el apagador de la luz.

Se prendieron las luces, Rosa andaba muy espantada, meintras caminaba para revisar la cocina, en un espejo se reflejo el fantasma, Rosa estaba muy asustada, sin que se diera cuenta se desmayo, al abrir y cerra los ojos, veia aquel rostro sonriendole con esos dientes amarillos y sonrisa muy aterradora.

Rosa se desmayó. . . . .

LLego el esposo David esa misma noche a las 5:59 am. . . .

David no se percató de nada y fue directo a la habitación, encontro un bulto en la cama, penso que era Rosa dormida, en eso el se acosto igual a dormir, pero empezo a percatar un olor extraño, cuando se levantó y despertó a Rosa para decirle de aquel olor extraño, la cobija que enredaba a ese bulto cayó, revelando el cadaver de Rosa, con un color gris, una sonrisa demoniaca con los dientes amarillos y los ojos completamente blancos,

David se espanto tanto que se salió de la cama y se quedó en un rincón; el cadaver de Rosa le guiño el ojo, y al momento de que David volteo, en la cama, cerca del cadaver de Rosa, saieron dos manos azules con largas uñas, mientras una cabeza se asomaba con ojos blancos con pupilas muy pequeñas que se notaban por la luz de una vela, David queria correr, pero el fantasma salió completamente y se lo llevo aun lugar muy obscuro. . . .

El cadaver sin vida de Rosa, se levantó de la cama, bajo las escaleras y desapareció en la obscuridad del pasillo. . . .

Nadie supo lo que paso con los cadáveres de David y Rosa. . . .

Sólo se encontró en la cama, una sonrisa muy larga con dientes y unos ojos perturbadores. . .

Y aun peor, ratros de sangre del cadáver de Rosa quedaron en toda la casa, marcas de manos y pies en el techo de la casa, rasguños por uñas en las puertas con sangre de Rosa, y cabello de Rosa en el sotano, pero nunca se encontro el cuerpo de ninguno de esta pareja. . .

¿Con quien duermes ahora? . .

25 octubre 2014

Ted Bundy



Nació en 1946, hijo de una joven chica soltera que provenía de una familia puritana. Es rechazado por ella durante los primeros años de su vida por ser hijo ilegítimo. Ella (la madre de Ted) trata de disimular a su hijo, que es considerado como una vergüenza para la familia, tratándolo como si fuese su hermano. Bundy se crió en casa de su abuelo, un hombre violento que pegaba a su mujer.


Las secuelas de estos rechazos en la infancia, serían visibles en la adolescencia, a través de su carácter sumamente tímido e infantil y de su tendencia a la soledad. Comienza a aislarse de sus compañeros de juego y adopta un cruel y extraño comportamiento hacia cuanto le rodea, por ejemplo, mutilando los animales que atrapa.


Más tarde cursa estudios de Derecho y colabora en algún partido político trabajando activamente en las campañas. Pero en esa etapa de su vida, decepcionado por una sociedad en la que no encaja, comienza su etapa como asesino en serie.El primero de sus crímenes tendría lugar en Washington en 1974, cuando ataca a una mujer mientras dormía golpeándola con una barra de hierro. Apenas un mes más tarde asesina a una joven en el mismo campus universitario, llevándose el cuerpo lejos de allí una vez muerta ésta, pero dejando la habitación llena de sangre.


En todos sus crímenes adoptaba un mismo ritual: seguía a la joven víctima por las calles, luego la estrangulaba y la golpeaba en su propia casa. A veces la secuestraba para llevarla a un lugar más seguro. Una vez muerta la sodomizaba con el miembro o con el objeto que tenía más a mano mientras mordía su cuerpo.

Bundy podría considerarse un ejemplo claro de lo que sería un asesino en serie psicópata. No sólo por haber sufrido una infancia traumática, sino porque además su aspecto inspiraba siempre confianza a las víctimas. Si bien al principio cometía sus crímenes por la noche guardándose de un posible testigo que pudiese identificarlo ante un tribunal, poco a poco se iría confiando y abordaría a las futuras víctimas por el día.


Apoyado en su atractivo y su carismática personalidad, se paseaba por los supermercados pidiendo ayuda a mujeres jóvenes para conducir su coche Wolkswagen, fingiendo que tenía un brazo roto y sin que éstas sospechasen lo más mínimo que hablaban con su futuro asesino.


Es arrestado una primera vez el 16 de agosto de 1974 en Utah tras ser identificado por una mujer que meses antes había intentado secuestrar. Se le condena a cumplir una pena de prisión en Colorado, pero logra escaparse antes de ser encerrado y desaparece durante más de dos meses. Dos meses que le servirían para seguir cometiendo espeluznantes crímenes, esta vez tres jóvenes entre las cuales una tan sólo contaba con 12 años.Tras sus primeros crímenes, Bundy comienza a viajar por una buena parte del país: Washington, Utah, Colorado y Florida, dejando a su paso una serie de crímenes y secuestros.


Es nuevamente detenido en Florida. En el juicio, él mismo se defendería en tanto que abogado, apoyado por un grupo de jóvenes “fans” que reclamaban su inocencia ante las puertas del Juzgado. A pesar de todo, la prueba irrefutable que lo culpó, la aportaría un odontólogo forense, tras comparar las marcas de unos mordiscos en uno de los cadáveres con los dientes de Bundy. Evidentemente ambos moldes coincidían. Después de seis horas de deliberación, el jurado lo condenaría al corredor de la muerte por 14 homicidios de primer grado…


Tenía una fijación especial por asesinar a mujeres jóvenes de pelo oscuro y largo, que le recordaban a su ex novia, la cual lo había rechazado unos años atrás. Pero las jóvenes víctimas vendrían a representar del mismo modo a su madre, por haberlo abandonado de pequeño. El asesino confesaría personalmente a los psiquiatras: “Toda la rabia que he estado desahogando con las mujeres que maté, estaba dirigida contra mi madre”.

Él mismo se consideraba un adicto al crimen, y aunque aseguraba que podría dejar de matar en cuanto se lo propusiese, no dejó de hacerlo hasta su detención. Aseguraba no haber matado a 14 mujeres, confesó haber asesinado y violado a 28 mujeres en los años 70.









Ted Bundy fue ejecutado en la silla eléctrica nueve años después de su sentencia, el 24 de enero de 1989, tras haber sido culpado por haber asesinado a 14 jóvenes.

El hombre sin ojos




Era el 30 noviembre del 2004, como siempre yo y mis amigos nos disfrazamos para la fiesta que organizaba mi escuela y luego irnos a recoger dulces.

Pero mientras paseábamos por el pueblito (no es muy grande) a mi amigo Marco se le ocurrió una idea: irnos a el casa abandonada en medio del campo de girasoles.

Todos aceptamos el reto y tomamos las bicicletas, en menos de media hora ya habíamos dejado atrás el bosque y nos adentramos a la zona de campo; dejamos las bicicletas arrimadas a un árbol y cruzamos el campo de girasoles.

Esa casa si que daba miedo! Estaba toda oscura, despintada y fea…como los caserones  de las películas de terror. Nos armamos de valor y con las linternas que habíamos llevado con nosotros entramos. Recorrimos toda esa casa hasta el sótano, no pasó nada de interesante y decidimos irnos, también porque ya eran las 7 de la tarde y no era bueno estar ahí hasta muy tarde...cuando quisimos alcanzar la puerta para salir de esa casa esta se cerró dejando todo a oscuras.

Al principio no nos asustamos porque teníamos las linternas pero luego empezaron a oírse pasos y risas por todo el cuarto, todos apuntábamos las linternas a donde venía el ruido pero no se veía absolutamente nada; yo ya estaba muerta de miedo pero grité como una loca cuando sentí una mano fría sujetar mi brazo.

Ya teníamos suficiente y Marco alcanzó la puerta, quiso abrirla pero no pudo, tuvimos que romperla a patadas para poder salir de ahí.

Salimos corriendo pero Oscar (el hermano menor de mi amigo Giovanni) tropezó y se cayó, lo quise levantar pero no pude, era como si algo lo estuviese aplastando. El pobre gritaba y yo no sabía que hacer.

De repente me acordé de lo que decía mi abuelita “si algún fantasma o espíritu se aparece reza o insulta” y eso hice. Los dos empezamos a rezar y luego de algunos instantes Oscar se pudo levantar. Lo sostuve porque dijo que le dolían las piernas y no se porque miré hacia la puerta de la casa: ¡¡¡ Ahí lo vi !!!

Era un hombre alto, grueso, con un pantalón oscuro y un buzo claro… lo que me hizo estremecer hasta lo más profundo de mi alma fue el hecho de que no tenia ojos; eran dos agujeros completamente vacíos…como el de una calavera. Tenía todo menos los ojos.

Mis amigos llegaron y dijeron que me encontraron arrodillada con Oscar intentando hacerme reaccionar, estaba como en un trance, completamente quieta y con la mirada clavada en la puerta de la casa. Al final una bofetada por parte de Carlo me despertó, me levanté y miré de nuevo la casa…no vi nada.

Volvimos al pueblo y les conté lo que había visto, no me quisieron creer y yo acabé pensando que fue solo mi imaginación.

Esa noche nos divertimos mucho y contamos nuestra experiencia como una broma, aunque casi nos morimos de el susto. Antes de irme a la cama me di cuenta que tenía una marca roja en el brazo…la huella de una mano grande. No le di importancia ya que podía habérmela hecho mi padre ya que él no es tan delicado conmigo. Pero al día siguiente me enteré que también Oscar tenía en el cuerpo marcas muy grandes.

La semana siguiente alguien notó la puerta rota y fueron a investigar, por suerte no encontraron nada para culparnos pero escucharon también ellos algo. Dos días después el cura nos preguntó si sabíamos algo (él conocía lo locos que éramos y sospechó de nosotros desde un principio). Le contamos lo sucedido y nos dijo  que no se lo dijera a nuestros padres.

Cuando escuchó lo que yo supuestamente había visto se puso pálido como un papel.

-“Hija, ¿estás segura?”-

-“Si padre, ellos no lo vieron pero yo si”-

-“Viste a el espíritu del hombre que vivió ahí”-

Todos nos paralizamos.

-“Así es, hace cincuenta años ahí vivía una familia. Un día la esposa y los hijos se fueron a visitar una tía y el hombre quedó solo. Esa noche fue asaltado por no se sabe quien en su casa, pero parece ser que fueron unos adoradores del demonio porque encontraron su cuerpo en el centro de un pentáculo y también le habían arrancado los ojos”- No pueden imaginar el terror y la angustia que sentí en ese instante.

-“Los atacó porque habían entrado a su casa, talvez sólo quería asustarlos pero lo enfrentaron y se enfadó”- Cierto, no nos fuimos enseguida...sin querer lo hicimos enojar y nos quiso dar una lección.

El mes después se celebró en esa casa un exorcismo y luego la derrumbaron. Nunca volví a ver a ese hombre…tal vez ahora descansa finalmente en paz.

24 octubre 2014

Issei Sagawa





Issei Sagawa nació un 11 de Junio de 1949 en un Japón desolado y hambriento tras la guerra. Pese a nacer en el seno de una familia de empresarios acaudalados, en los primeros años de su infancia conoció muy de cerca la cultura de la “supervivencia” en su país. Era un niño pequeño y de aspecto débil y enclenque. El mismo se autocalificaría años después como: “pequeño, feo, con manos pequeñas y pies diminutos”.

Con tan solo cinco años, unas terribles pesadillas atormentaban al pequeño Issei todas las noches. En sus pesadillas se veía a él mismo en el interior de una enorme cacerola con agua hirviente. Trataba de huir, pero no lo conseguía y, lentamente se cocía dentro del agua hasta que alguien lo sacaba de allí, pero no para salvarlo, si no para devorarlo sin compasión.

Estas pesadillas infantiles lo traumatizaron profundamente y fueron la mecha de sus posteriores actos caníbales.

Sagawa tenía dos grandes pasiones, el Sushi y las mujeres occidentales. Le volvían locos aquellos cuerpos esculturales que veía de vez en cuando por las calles de Tokio. Altas, rubias, esbeltas… pero lo que más idolatraba era su piel… su piel blanca, suave y tersa. No lo podía resistir y no tardó en trazar un plan para poder estar rodeado de esas mujeres con las que el soñaba.




A finales de los setenta, la empresa familiar del padre de Sagawa ya había recuperado el poderío económico perdido en la guerra e Issei había disfrutado de una juventud bastante cómoda. Era un tipo inteligente y se había licenciado en literatura, aparte de ser todo un experto y amante del arte en casi todas sus variantes. Su padre se puso más que contento cuando Issei le dijo que quería continuar con sus estudios en la Sorbona, y no dudó en financiarle todos los proyectos. De este modo, el joven Issei adquiriría excelentes conocimientos para heredar y dirigir la empresa familiar a su vuelta.




De este modo, a finales de los setenta Issei se matricula en Literatura comparada en la universidad parisina y por fin cumple su sueño de verse rodeado de esas pieles casi etéreas con las que ha soñado durante treinta años. Su gozo es tremendo, pero ahora que las tiene tan cerca necesita algo más, necesita tocarlas, olerlas… mmmm… quizás saborearlas con el mismo deleite con el que saborea su preciado sushi.




Y como caída del cielo, en 1981 conoce a Rennée Hartevelt, una joven Holandesa que cuadra perfectamente con su perfil. Alta, ojos claros, rubia, esbelta y con la piel más blanca y tersa que jamás ha visto. De tan solo imaginar el roce de su piel a Issei se le disparan sus más perversos sueños.






Rennée es una estudiante abierta y vanguardista, hace poco que ha llegado a París y no conoce a mucha gente. La joven encuentra en Sagawa a un amigo ideal, pues ambos comparten el mismo amor por el arte y la literatura. Durante unos meses, no queda teatro, parque o exposición que ambos no visiten en compañía, incluso en alguna ocasión se les ve bailar en alguna famosa sala parisina. Hasta que una noche, Issei decide ir un poco más allá e invita a Rennée a cenar en su casa.




Sushi, un poco de buen vino… música de fondo. El escenario está preparado para que Issei pueda acariciar por primera vez su piel soñada y, en mitad de la cena, con la escusa de ir a por un poco más de vino va hasta la cocina y retorna con una pistola y, sin pensarlo dos veces, apunta al largo cuello de Rennée y la mata de un certero disparo.




¡Por fin! El cuerpo desnudo de la joven holandesa yace en el suelo ante Issei, que lo contempla totalmente extasiado. Pero éste no tiene ninguna apetencia sexual ante tan bello cuerpo, más bien, su apetencia es gastronómica. Sin prisas, analiza todas las zonas del cuerpo y al final se decide por la cadera derecha… no sabe muy bien por qué, pero le parece la zona más apetecible en ese momento.

Aquí comienza el episodio más cruel de esta historia, Sagawa se lanza enloquecido hacia su segundo plato de la noche asestándole un tremendo bocado en la cadera, pero vaya, la falta de experiencia casi le hace dejarse algún diente en el intento. Tras el esfuerzo, tan apenas ha dejado unas marcas en la piel de Rennée. Analizando la situación, vuelve a la cocina y busca su mejor cuchillo. Ahora sí, lentamente va cortando pequeños trozos de carne que va comiendo con total placer y deleite. El mismo escribiría tiempo atrás en sus memorias: “la carne se deshacía en mi boca, como el sushi. Nunca pude pensar que esto fuera tan exquisito”.




Sin prisa, va cortando y comiéndose a su buena amiga hasta que ya no puede más y decide dejar el resto para más tarde. Durante varios días, el caníbal japonés se alimentaría casi exclusivamente del cuerpo de la holandesa hasta que considera que ya ha terminado con todas las zonas comestibles.

Introduce los restos que han quedado en un par de viejas maletas y busca un lugar donde deshacerse de ellas. Por la noche se dirige a un lago existente en los bosques de Bolonia, lugar verde de paseo y esparcimiento para los parisinos, y allí, lanza las dos maletas sin que nadie lo vea. Pero el lago tiene una profundidad demasiado escasa y, a los pocos días, una pareja que pasea por el lugar encuentra las maquiavélicas valijas, al ver que de una de ellas sobresalía una mano y un pie, avisan horrorizados a los gendarmes rápidamente.




La policía no tarda mucho en cerrar el círculo de sospechosos del salvaje crimen, y cuando se presentan en casa de Issai, éste lo confiesa absolutamente todo con total frialdad.

A partir de aquí, se encadenan una serie de acontecimientos sin mucho sentido. Primero, tras la supervisión de tres psicólogos, Sagawa es tomado como demente y juzgado como tal, internándolo en la institución Paul Guiraud de París. “La estancia en aquel lugar fue horrible, allí estaban todos locos”, confesaría Sagawa. El nunca se consideró loco ni se hizo pasar por ello, sus actos siempre fueron voluntarios y en estado de total conciencia y lucidez.




Pasados unos meses, el segundo sin sentido del caso, Issei contrae una enfermedad, que no es más que una inflamación intestinal y que es diagnosticada por los médicos, ni más ni menos que como una encefalitis avanzada. El veredicto del equipo médico le vaticina unas pocas semanas de vida. El padre de Issei, hombre poderoso y con muchas influencias, consigue que el caníbal moribundo sea trasladado a Tokio, allí continuará recluido en una institución psiquiátrica de alta seguridad, pero por lo menos, morirá en tierra japonesa. El gobierno francés no se opone al traslado, pues al fin y al cabo, quedándole pocas semanas de vida, lo ven como un simple adelanto del trayecto.

De modo que Issei es trasladado al hospital Matsuzawa de Tokio. Y claro, como era de esperar, no muere. Ahora, el caníbal confeso se encuentra en una situación insólita, pues en Japón no tiene ninguna causa pendiente y en Francia se han retirado todas las causas contra él ante su inminente muerte.

Tras tan solo cinco años de cautiverio, Issei Sagawa está libre de toda culpa y queda en total libertad. El caso de este hombre recorrió todos los rincones de Japón, pues él mismo nunca escatimó en ningún detalle de lo sucedido. Para él, comerse a Rennée fue el sumun del placer que un humano puede conseguir en la vida.




Cuando queda en libertad estalla la locura mediática en el país. El prestigioso dramaturgo Okawa, publicaría “Cartas a Sagawa”, relatando los tétricos hechos y vendería más de 300000 ejemplares un poco tiempo. El propio Sagawa escribiría tiempo después sus propias memorias con todo lujo de detalles tituladas “En la niebla”, donde reservaría más de cuarenta páginas para describir como dio cuenta de la pobre Rennée. Este libro fue todo un delirio en Japón vendiendo más de 200000 ejemplares en tan apenas un mes. Entrevistas televisivas, exclusivas, reportajes… el “padrino del canibalismo”, como se le conocería en aquel tiempo, se hace casi millonario explotando su terrible y cruel asesinato.

En algunos programas de televisión incluso se le trata como a un héroe, ironizando todos y cada uno de los pasajes de tan brutal asesinato. El morbo no queda en Japón, y entrevistas de Sagawa en televisiones extranjeras están a punto de crear verdaderos problemas diplomáticos entre Francia, Holanda y los países que emiten dichas entrevistas.

Asesinatos del Lago Bodom



Los asesinatos del Lago Bodom fueron un homicidio múltiple que tuvo lugar enFinlandia en 1960. El lago Bodom es una laguna en Espoo, ubicada a unos 22 kilómetros al oeste de la capital del país, BodomHelsinki. En la noche del 4 de junio de 1960, cuatro adolescentes acampaban a orillas del Lago Bodom cuando una persona desconocida asesinó a tres de ellos con un cuchillo e hirió al cuarto.

La mañana siguiente fueron encontrados los cuerpos de Maila Irmeli Björklund (15), Anja Tuulikki Mäki (15) y Seppo Antero Boisman (18). Nils Wilhelm Gustafsson (18) fue encontrado con vida, pero muy mal herido – con fracturas de mandíbula y huesos faciales.
Las victimas fueron golpeadas y apuñaladas salvajemente. No se encontraron armas cerca, pero algunas de las pertenencias de las víctimas habían sido robadas. Gustafsson, en shock, declaró que el atacante había sido una criatura oscura con ojos rojos. Nunca se encontró al culpable.
Doce años después, los asesinatos volvieron a salir a la luz pública cuando un hombre que trabajaba cerca del lago se suicidó. Karl Gyllström escribió, en su recado póstumo, que había sido él quien había asesinado a los adolescentes. Las investigaciones ppolicíacasdeterminaron que esto era falso, y que en la noche de los asesinatos, él se encontraba en su casa, con su esposa.
Años después, se acusó a un hombre de origen alemán, Hans Assmann (de quien se decía que era un agente de la KGB), pero una vez mas las investigaciones no lograron probar nada. Hubo un par de sospechosos más, pero no se pudo responsabilizar a nadie.
En 2004 la policía detuvo a Nils Wilhelm Gustafsson, el único sobreviviente de aquella noche, como sospechoso. Las nuevas investigaciones explicaban que una de las víctimas, Maila Irmeli Björklund, habia sido asesinada más salvajemente que las otras dos. Bjorklund era, en aquellas fechas, novia de Gustafsson. La conclusión fue que en un arranque de celos, Gustafsson había atacado al grupo.
En 2005, la corte rechazó esta versión, y Gustafsson fue puesto en libertad, a pesar de haber confesado a un oficial de policía que “lo hecho, hecho esta… me darán 15 años”.
A 50 anos de los asesinatos, el crimen sigue sin resolverse y es parte  de la historia de Finlandia.


12 octubre 2014

Bajo la cama, hay una sonrisa



Steve viajo a noruega para completar unos estudios de diseños por ordenador, se alojaba en casa de unos amigos de su padre, una casa bastante grande y vieja pero bien distribuida y limpia.

Ya tenia la vista cansada de tanto mirar la pantalla para mejorar sus nuevos diseños, el café no le servia ya de mucho así que se acostó ya era bastante tarde rondaba sobre la 1:33 cayo en sueño profundo enseguida, en el transcurso de la noche la puerta del armario se empezó a abrir oyéndose un gran chirrido que despertó a Steven, se levanto y miro dentro del armario como no vio nada le cerro y se acostó de nuevo.

Dos noches pasaron después de eso... y le volvió a pasar, pero esta noche era peor.. después de cerrar el armario y dirigirse a la cama, escucho varios arañazos que procedían de debajo, con gran valor Steven se asomo a ver si veía algo debajo, y nada.. no había nada. Se acostó ya mas tranquilo y mientras dormía dejo caer su brazo por el borde de la cama, se oyeron los arañazos de nuevo.. pero Steven estaba dormido.. no los oyó y entonces una mano le agarro el brazo, Steven se levanto de la cama sobresaltado como si hubiese sido una gran pesadilla, no vio nada ni nadie allí.

A la mañana siguiente le comento lo sucedido a la dueña de la casa, esta se asusto mucho de lo que el chico la contó... y se negó a hablar mas del tema. Steven preocupado se dispuso a investigar y fue a la biblioteca, y allí busco datos sobre la casa, lo que encontró le asombro bastante, dos chicos desaparecieron en esa misma casa hacia ya 17 años, también vio que la habitación en la que el dormía apareció cubierta completamente de sangre sin explicación alguna nada mas encontraron una nota que ponía "Yo os protegeré.. venir conmigo debajo de la cama.. o acercaros al armario y no temáis... pronto dejareis de sentir..."

Esto le intrigo mas.. y siguió buscando mas y mas información hasta que dio con un chico que ponía en un foro bastantes datos como por ejemplo como invocar a dicho ser.

se dirigió de nuevo a la casa ya era hora de cenar, cosa que no hizo fue directo a la habitación donde termino sus deberes y se echo de nuevo en la cama, pero esta vez pensando en los comentarios que había visto, sin aguantar la curiosidad se levanto y se puso a intentar hacer el ritual que había en dicha pagina, coloco dos velas de color oscuro cerca de la cama y se sentó en el suelo y dijo "Avedis sal.. y enséñame tu gran sonrisa" 5 veces tal y como ponía y espero... 10 minutos después vio que no paso nada, apago las velas y se echo a dormir un poco decepcionado, tenia la esperanza de que no estuviese loco y hubiese un fantasma ahí.

sobre la 1:48 empezó de nuevo a los arañazos, Steven se sentó en la cama y pensó "que mas da... si no hay nada" y levanto las sabanas mirando debajo de la cama... pero esta vez.. ahí estaba... con los labios cortados en forma de sonrisa, ojos rojos en forma de gato el pelo se notaba rubio a pesar de la sangre que tenia encima Avedis.. , le miro.. y le dijo "ya estas a salvo" y con sus afiladas uñas le agarro arrastrándole debajo de la cama.. recreando una escena ya conocida hace 17 años, la habitación quedo ensangrentada.. y de Steven no se volvió a saber nada nunca mas..

después de esto.. los foros noruegos explotaron en supersticiones en los cuales se destaco un mensaje :

"Con el tiempo... se decía que si dormías y oías los arañazos debías encender rápido la luz, evitar mirarle, algunos le quisieron atraer llamándole con un ritual que algunos les funcionaba.

Te pones frente al armario o cama, enciendes dos velas oscuras y le dices " Avedis sal.. y enséñame tu gran sonrisa" cinco veces con solo las luz de las velas como única visión, después de decirlo

se  apagan y se espera.. si sale bien el vendrá y te arrastrara con el y los compañeros que no sobrevivieron.. suerte.. y ten cuidado cuando estudies o leas esto.. podrías tenerle detrás... mirándote y arañando el suelo... "

Ahora.. mira detrás de ti... si puedes...

07 octubre 2014

El ojo de la sangre

¿Nunca antes has deseado algo con toda tu alma…Tanto que estarías dispuesto a hacer cualquier cosa por conseguirlo?
Si es así, y quieres obtener lo que deseas a cualquier precio te hablaré, oh aventurero, del Ojo de La Sangre.
Antes que nada debes saber que al ojo le gustan los juegos, por lo tanto, si decides seguir adelante con esto espero que estés dispuesto a jugar.
Primero que nada procura estar solo en casa, así nadie podrá interrumpir.
Luego de este punto, no habrá vuelta atrás. Si decides no jugar, solo vete, cierra el navegador y olvida que alguna vez estuviste ante la presencia de El Ojo de la Sangre. Pero si decides jugar, no te preocupes, yo seré tu guía mientras no haya ni la mas mínima señal de duda en tu espíritu.


Buena suerte…

Cuenta hasta diez mientras el ojo te observa. No importa que tan bien guardes tus secretos, mentiras y pecados. el ojo llegará hasta las profundidades mas recónditas de tu alma y encontrará y desnudará todo aquello que escondes. Si te encuentra indigno no te preocupes, el juego ha terminado antes de comenzar y eres libre de irte, o puedes quedarte de espectador. Pero no intentes jugar. Esa es una grave ofensa y recuerda que él conoce muchas maneras de torturar un alma y un cuerpo.
Pero, si el ojo te ha considerado digno, escucharás en los momentos siguientes un suave tintineo de campanas que parece sonar solo dentro de tu cabeza. El juego ha comenzado y el lleva la ventaja.
Rápido, ponte de pie, ya no hay vuelta atrás. Corre y apaga todas las luces que estén encendidas. Todas absolutamente todas, Rómpelas si es necesario porque has llamado a las criaturas de la oscuridad para que te ayuden y no lo harán si hay alguna fuente de luz en tu hogar. Luego vuelve aquí.
Comenzarás a escuchar susurros que parecen seguirte a donde quiera que vayas. Las criaturas de las tinieblas han respondido a tu llamado de ayuda y te están juzgando.
Si no te han aprobado, las luces volverán a tu hogar y las criaturas te llevarán a las profundidades del abismo donde serás objeto de las mas crueles torturas y perversiones que nunca han pasado por la mente de los humanos.
Pero si has pasado será mejor que continuemos, pues el ojo es impaciente y  no le gusta que lo hagan esperar.
Corre rápidamente al baño de tu casa, y no prendas la luz, enciérrate y coloca dos velas cerca del espejo, No importa si no tenías velas, ya tendrás dos en tu bolsillo. espera a escuchar una voz de niña, dulce e infantil que tararea una melodía que seguramente te será conocida de tu infancia. En los momentos siguientes escucharás como la niña comienza a gritar pidiéndote que toques el espejo. No lo hagas… Será violada, torturada, mutilada , descuartizada y asesinada. No importa lo que escuches en medio de esa oscuridad, no importa lo que ella diga. No le hagas caso a sus gritos de ayuda. Ella murió hace tiempo, y nada de lo que hagas puede ayudarla. Esta condenada a vivir sus últimos momentos de vida por la eternidad y no debes intervenir amenos que quieras sufrir su destino en carne propia.
Todo permanecerá en silencio unos segundos hasta que las dos velas se encenderán de pronto. En el espejo podrás ver el rostro de la niña, sin labios ni ojos que te mira sonriendo y estira una mano hacia tí para hacerte lo mismo que le hicieron a ella.
No te preocupes, recuerda que las criaturas de la oscuridad están de tu parte y no permitirán que te toque.
El espíritu de la niña entonces se quitará un lazo rojo del cabello y lo dejará en tus manos deseándote buena suerte, ahora sabe que estas jugando al mismo juego que ella perdió hace ya muchos años y ha decidido ayudarte.
Guárdalo en tu bolsillo.
Si haz llegado hasta aquí significa que tu espíritu es fuerte, sin embargo tu destino aún es nebuloso.
Ahora debes ir hacia la cocina, una vez allí toma un cuchillo, el mas afilado que tengas. Esto último es lo mas importante, debe estar lo mas afilado posible.
Ahora si tienes alguna habitación en la que guarden cajas y cosas viejas, algo así como un depósito dirígete a toda prisa hacia el.
La puerta estará cerrada y la manija de esta arderá al rojo.
Golpea tres veces y cuando escuches un gruñido parecido al que hace alguien que habla con la boca llena, entra.
la habitación estará en penumbras y vacía a excepción de una mesa y una silla en frente de ti. Sobre la mesa habrá un elegante mantel blanco de seda y un plato de porcelana. Siéntate educadamente  en la silla y espera a que tu acompañante al que no puedes ver bien termine de comer. El hedor a carne descompuesta que despide es nauseabundo pero debes evitar hacer una sola mueca de asco. Pero si no puedes contigo mismo y no logras evitarlo, el parará de comer y te mirará a los ojos, aunque no puedas verlo sabrás que lo esta haciendo. En ese momento di “Lo siento, algo que comí me ha hecho mal”
Tu acompañante no mediará palabra y continuará con su comida.
Espera a que deje de comer y arroje su plato al suelo.
Todo permanecerá en silencio por unos instantes y luego te pedirá algo para comer. No importa lo que te pida no se lo niegues pues mas que la carne de los humanos, le gustan sus gritos. “Dedo” será seguramente su primera palabra. No dudes y toma el cuchillo que tenías y cercena uno de tus dedos. no importa si gritas y te retuerces. El disfruta el espectáculo.
Coloca el dedo en tu plato y pásaselo. El se lo comerá y te devolverá el plato vacío para que lo llenes de nuevo con lo que te pida a continuación.
Depende de la valentía que haya en tu corazón el numero de partes que te pida pues solo disfruta masticando la carne de los débiles.
Lo último que dirá será “corazón”. No te alteres y coloca en el plato el lazo manchado de sangre que te dio la niña y pásaselo de nuevo.
El devorará el lazo y se atragantará con el. Proferirá múltiples alaridos hasta  caer muerto sobre la mesa.
Ponte de pié, lo mas difícil ya pasó. Acércate a el y busca en el plato que le pasaste con el lazo. Encontrarás dos esferas viscosas, son un par de ojos. No los mires y guárdalos en tu bolsillo mientras sales de la habitación.
Tendrás todos tus dedos de vuelta y el dolor habrá desaparecido.
Hasta este momento has demostrado ser un digno oponente para El Ojo de la Sangre y ahora enfrentarás la última prueba que decidirá tu destino.
Debes regresar a tu habitación y sentarte frente al ordenador como si nada.
Ella esta detrás de ti ahora, por favor no voltees. Ella antes solía ser una hermosa mujer, pero pagó con su belleza y su vida la traición hacia su marido. Este le arrancó la nariz y los labios, le amputó los senos y abrió con un cuchillo su vientre en el que llevaba el fruto de la infidelidad.
Respira tranquilo, ella no te hará daño por ahora.
Comenzará a sollozar por lo bajo lo injusta que fue la vida con ella y lo cruel que fue su muerte y que jamas podrá ver a su hijo al que aun lleva descomponiéndose en su  útero destajado y cocido por gruesos hilos de entre los cuales mana sangre purulenta.
Levántate, no la mires directo a la cara ni al vientre y  di con toda la firmeza que puedas “Un humilde regalo para una dama tan bella” y sin mirarlos entrégale los ojos que tienes en tu bolsillo.
Si ella ríe de manera diabólica con una voz gruesa y sobrenatural, no has sido lo suficientemente convincente y ella personalmente te quitará tus ojos, abrirá tu estómago y coserá en el a su niño putrefacto.
Pero si ríe con  macabra inocencia tu regalo le ha gustado y ha decidido darte su bendición. Ella se colocará los ojos y por primera y última vez podrás verla como era antes, quizás la mas bella mujer que verás en tu vida y sentirás el impulso de seguirla cuando se este yendo. Pero recuerda su verdadera imagen y despídela cuando te dé un beso en la mejilla.
la habitación se oscurecerá totalmente y solo quedará un sangriento punto rojo en una de las paredes de la habitación en la que estas.
Se respetuoso pues estas ante El Ojo de la Sangre. Esta furioso porque lo haz vencido en su juego y no perderá oportunidad de hacer con tu cuerpo cosas inimaginables y hacerte experimentar niveles de dolor que no crees posibles.
Pero al fin y al cabo haz ganado. Ahora puedes pedirle tres y solo tres deseos. Puedes pedirle lo que quieras excepto,obviamente, mas deseos. Eso sería estúpido de tu parte después de todo lo que haz pasado.
Puedes pedirle que mate a alguien a quien odias, riquezas, fortuna, poder, conocimiento. Cualquier cosa que pase por tu mente.
Una vez que hayas terminado aparecerá ante ti un vial de vidrio y una pequeña navaja. Sin pensarlo córtate un poco el brazo lo suficiente para llenar un poco el vial, no es necesario llenarlo del todo. Has alimentado al Ojo de la Sangre con la tuya propia y por esto, te dejará ir.
Cierra tus ojos, las luces que antes apagaste se encenderán y  aparecerás en tu hogar. No olvides darle las gracias a las criaturas de las tinieblas que te han ayudado y despídelas con cortesía. Jamas las volverás a ver ni a ellas ni a las demás criaturas que viste hoy. Sin embargo conservarás por siempre la cicatriz del corte en tu brazo con el que llenaste el vial de sangre.
Recuerda que lo que has visto esta noche es un secreto del cual jamás debes hablar con nadie. No te preocupes, nadie te preguntará por las cosas que hayas obtenido mediante los deseos anteriores.
Considérate afortunado pues eres uno de los pocos que ha vencido al Ojo de la Sangre.
Esto es todo, ha llegado mi hora de irme… Gracias por jugar.


04 octubre 2014

EN TU HABITACIÓN



¿Quién puede asegurar qué fantásticos espectros veremos en el instante de nuestra muerte? La habitación carecía de los elementos esenciales para los amantes del terror clasico. Limpia, pulcra hasta el ridículo. Ella duerme, su mente desconectada de toda realidad. La noche es apacible, cálida. La luz de la luna se derrama sobre la pared.

Pero a pesar de lo prosaico de la situación, lo ominoso se hace presente.

Primero una corriente eléctrica recorre la columna de la niña, algo que no tiene conexión con su mente, algo físico; la sacude en un espasmo violento que la arranca del sueño. Su cuerpo supo antes que su mente lo que sucedía, había algo en la habitación.

Cubierta con una manta permaneció inmóvil. Su cerebro buscaba desesperadamente un argumento que contradiga aquel miedo irracional y absurdo; pero su cuerpo no respondía a este llamado a la sensatez, se obstinaba en mantener los músculos tensos. Las fosas nasales, dilatadas para inhalar la mayor cantidad de oxígeno posible, parecían las de un animal acorralado...

"No hay nadie"...

Sus ojos recorrían la habitación con una velocidad frenética. Su mente racional estaba estancada repitiendo estúpidamente: "No hay nadie. No. Nadie". Pero esa parte del cerebro inaccesible para la mente racional estaba determinada a mantenerse alerta. Hizo un enorme ejercicio de la voluntad para tratar de dominarse, pero fue inútil.

"Enciende la luz..."

Pensó en su padre, quién ahuyentaba sus infantiles terrores encendiendo la luz del velador, haciéndola sentir un poco tonta por temer algo que sin duda...

"No la enciendas..."

Se detuvo en el momento en que su mano se estiraba hacia el interruptor

"Si la enciendes, lo vas a ver..."

Paralizado su cuerpo, sus ojos se posaron en un rincón de la habitación. Las sombras danzaban alegremente sobre la pared, en algún lugar de la noche ladraba un perro.

"Ahí está... en el rincón..."

Los segundos se estiraban en una angustia indecible. El tiempo se convirtió en algo físico, pegajoso. Ella miraba hacia el ángulo de la habitación. No parpadeaba. En un último y desesperado intento, su yo racional trató de calmarla.

"Ahí no hay nadie. Son sombras y Luna, nada más".

En ese momento le pareció que el bulto del rincón se movía, acaso captando que se dudaba de su existencia. El movimiento fué leve, apenas perceptible, pero innegable. Lo que ella podía entrever desde su posición era una figura, que bien podía ser humana, de pie en el rincón de la habitación.

En este punto algo sorprendente ocurrió en su interior. El horror no cedió, pero dejó de bloquear los procesos mentales, seguía en posesión de su cuerpo en tanto la amenaza continuase; pero liberó su consciencia para que analizara la mejor manera de salir de aquella desesperada situación. Intentó hablar, pero al principio solo pudo producir un susurro que apenas si podía oírse a los pies de la cama.

_ Marco...

Fue consciente de que había dicho el nombre de su hermano, aunque desconocía porqué a pesar de la enorme variedad de monstruos conocidos había pensado justamente en su hermano, quién siempre la había querido...

"Pensaste en él porque está muerto..."

_ Marco, ¿eres tu?_ alcanzó a decir.

La figura del rincón siguió inmóvil durante algunos instantes, luego su cuerpo se inclinó levemente hacia adelante, sacando el rostro de las tinieblas; la luz de la luna alcanzó el rostro de la figura, un segundo apenas. Lo suficiente como para que ella sepa que no era su hermano, sino algo infinitamente peor.

Toda resistencia se derrumbó. La figura supuraba un odio negro e inhumano que era palpable. La habitación se llenó de un hedor insoportable. Aquello que estaba en el rincón de la habitación dio un paso adelante.

Su boca se contorsionaba en una mueca que intentaba ser una sonrisa; sus ojos eran pozos negros dónde era imposible vislumbrar algún rasgo humano. Imposible discutir, imposible razonar con aquel ser que era más bien una voluntad siniestra; sin pasiones, sin deseos; sólo odio y espanto.

Ella se abandonó y se hundió en aquellos pozos negros que eran sus ojos.

El cuerpo sin vida de la niña fue encontrado a la mañana siguiente. Sus ojos miraban estúpidamente hacia el rincón de la habitación. Derrame cerebral, dijeron los médicos. Nadie discutió un argumento tan razonable.

El mundo es misterioso. Después de todo, ¿quién puede decir qué veremos en el instante de nuestra muerte?......

LA VENGANZA DE CARMEN DESPUES DE LA MUERTE




En 1933 enterraron a una bella joven de sólo veinte años llamada Carmen en un cementerio de Avila, España. La joven, según decían, había muerto en extrañas circunstancias. No se conocía el motivo de su fallecimiento, pero en el pueblo se rumoreaba que había sido su propia hermana mayor, Angela, la que la había asesinado.

Angela era todo lo contrario a Carmen. Tenía un carácter totalmente distinto, antipático, y además no era bella como Carmen. Parecía constatada la envidia que Angela tenía por su propia hermana, así que el rumor parecía un hecho más que probable.

Y ocurrió que desde el fallecimiento de Carmen, Angela no volvió a descansar. Se cuenta que el espíritu de Carmen la persiguió implacable en todo momento del día y de la noche, acosándola con aire vengativo, recriminándole su fatal acto... el asesinato del que había sido víctima por su propia hermana.

Al parecer, Angela era la única que podía oir a su hermana, la "sentía" en su propia cabeza, y cada palabra pronunciada por el espíritu, le retumbaba en el cerebro produciéndole más ansiedad y más pánico.

Desesperada por aquel tormento, Angela enloqueció y se ahorcó en un árbol a los diez meses de enterrar a su hermana.